Dieta y acné – Acne.org

Mirando la investigación y los posibles vínculos entre la dieta y el acné

La información esencial

Estudiar la relación entre la dieta y cualquier enfermedad, incluido el acné, es complejo, lento y costoso. Por estas razones, la investigación realizada hasta ahora sobre la dieta y el acné se ha basado principalmente en encuestas, que son menos que ideales. Sin embargo, a partir de los datos ciertamente imperfectos que tenemos, se están enfocando algunos consejos y pistas sobre cómo comer, que incluyen:

Comer una dieta de bajo índice glucémico: Esto significa comer más alimentos integrales como carne/pescado/aves, huevos, nueces, aceites, verduras y bayas y comer menos alimentos procesados ​​como pan blanco, dulces y refrescos.

Disfrutando de muchas verduras y frutas coloridas: Las verduras y frutas contienen antioxidantes, que pueden ayudar a calmar la piel y controlar la inflamación. Dado que el acné es una enfermedad inflamatoria, es una buena idea asegurarse de tener los antioxidantes que necesita. Verduras y frutas reales y coloridas son la mejor manera de conseguirlas. Las bayas en particular son frutas de bajo índice glucémico y están llenas de antioxidantes, por lo que pueden ser la mejor opción de frutas.

Suplemento con 30 mg de zinc por día: Varios estudios muestran una conexión entre los niveles bajos de zinc y el acné. Complementar con 30 mg de gluconato de zinc por día es una manera fácil de asegurarse de tener el zinc que necesita. Dato curioso: las ostras contienen mucho más zinc que cualquier otro alimento. Comer solo un par de ostras te dará todo el zinc que necesitas para ese día.

Complementación con pastillas de aceite de pescado: Tomar hasta 6 píldoras de aceite de pescado (o hasta 3 píldoras de aceite de pescado «concentrado») le dará a su cuerpo una dosis saludable de grasas omega-3 antiinflamatorias, que pueden ayudar a combatir el componente inflamatorio del acné.

Beber menos leche (?): A medida que se filtran más pruebas, por lo que podemos ver, podría ser una buena idea beber menos leche. Sin embargo, no hay evidencia que demuestre que el queso o el yogur afecten el acné de alguna manera.

La ciencia

La ciencia aún no sabe si la dieta y el acné están relacionados, pero cada vez hay más pruebas de que la dieta puede afectar el acné. Con base en lo que estamos viendo en la investigación clínica, parece prudente comer una dieta con un índice glucémico relativamente bajo, rica en frutas y verduras coloridas y grasas omega-3, y tal vez complementar con 30 mg de gluconato de zinc por día. Sin embargo, debido a nuestras dietas modernas y al estilo de vida occidental, lograr un alivio sostenible del acné solo con cambios en la dieta sigue siendo un objetivo difícil de alcanzar.

Independientemente de la dieta antiacné que emprenda, si bien es posible que vea una reducción a corto plazo del acné mientras su cuerpo pierde peso, es probable que los síntomas regresen a medida que su peso se nivela.

Lácteos y Acné

Lácteos y Acné

Cada vez hay más pruebas de que algunos tipos de productos lácteos, en particular la leche, pueden tener una conexión débil con el acné.1-3 Sin embargo, no te preocupes por tener que eliminar todos los productos lácteos de tu vida. La evidencia hasta ahora es contradictoria, y cada vez se realizan más investigaciones. En este punto, lo más que podría querer hacer es considerar beber menos leche. El queso y el yogur no muestran conexión con el acné.

Según las hormonas presentes en la leche, tiene sentido común que los productos lácteos puedan afectar el acné, pero la conexión entre los lácteos y el acné ha resultado difícil de precisar.

Nutrientes

Un grupo de investigadores realizó recientemente un análisis exhaustivo de todos los estudios publicados sobre los productos lácteos y el acné hasta el momento, denominado revisión sistemática. Publicaron sus conclusiones en la revista Nutrientes en 2018.

Los investigadores analizaron 14 estudios sobre productos lácteos y acné con un total de 78 529 participantes. En general, los estudios apuntaron a una conexión débil entre la ingesta de lácteos y el acné.

Sin embargo, los investigadores notaron que existe un sesgo de publicación, lo que significa que es más probable que las revistas científicas publiquen un hallazgo positivo (un estudio que encontró una conexión entre los lácteos y el acné) que un hallazgo negativo (un estudio que no logró encontrar tal conexión). ). Los autores de la revisión también señalaron que muchos de los estudios realizados hasta el momento han sido de baja calidad y que sus métodos diferían tanto que dificultaban las conclusiones generales. Ellos escribieron, «Por lo tanto, todavía hay una brecha de conocimiento con respecto a si la ingesta de lácteos está causalmente asociada con el acné, los brotes de acné o la gravedad del acné y en qué medida».1

Ciencia más profunda: leche y hormonas

IGF-1: La leche contiene factor de crecimiento similar a la insulina (IGF-1).4 IGF-1 es una hormona que ayuda al cuerpo a construir los tejidos necesarios. El aumento de los niveles de IGF-1 da como resultado aumento de la producción de aceite de la piel. Dado que la sobreproducción de grasa en la piel contribuye al acné, algunos científicos plantean la hipótesis de que la leche y su componente IGF-1 podrían conducir a una mayor producción de grasa en la piel y los brotes resultantes.

IGF-1 también estimula al cuerpo a producir células. Se cree que el acné a veces comienza con una producción excesiva de células de la piel dentro del poro que hace que el poro se obstruya. Por lo tanto, algunos científicos también plantean la hipótesis de que la leche puede conducir a una producción excesiva de células de la piel dentro de los poros, lo que hace que los poros se obstruyan y produzcan las primeras etapas de las lesiones del acné.

Andrógenos: La leche también contiene precursores de hormonas masculinas (andrógenos).4,5 Estos precursores requieren enzimas para convertirlos en hormonas masculinas reales en el cuerpo, y estas enzimas están fácilmente disponibles en los poros de la piel.6 Al igual que el IGF-1, las hormonas masculinas se han implicado en el aumento de la producción de grasa en la piel y en el aumento de la producción de células de la piel.7,8

Leche y yodo

En grandes dosis, el yodo puede causar lo que se denomina acneiforme (pronunciado «ack-nee-form», la i es muda) erupciones.1 Aunque no está probado, algunos científicos postulan que el contenido de yodo de la leche, debido en gran parte a la esterilización de los pezones de las vacas con una solución de yodo antes del ordeño, también puede contribuir al acné.9,10

Índice glucémico / Carga glucémica

Alimentos con bajo índice glucémico

La mayoría de los estudios realizados hasta el momento muestran un vínculo potencial entre el consumo de una dieta de alta carga glucémica (una dieta rica en azúcares y alimentos procesados) y el acné.1-12 Esto sugiere que la adopción de una dieta de baja carga glucémica puede ayudar a mejorar el acné. Hasta la fecha, seis estudios parecen confirmarlo. Estos estudios encontraron que poner a los voluntarios en una dieta de bajo índice glucémico redujo el acné o al menos cambió los niveles hormonales de los voluntarios de una manera que podría conducir a una mejora del acné.2-7

Todo esto suena genial, pero en este momento, no sabemos si las dietas de bajo índice glucémico reducen los síntomas del acné en función de la carga glucémica de los alimentos consumidos, o simplemente en función de la pérdida de peso que acompaña a dichas dietas.1 Necesitaremos estudios mejor diseñados para determinar si una dieta de bajo índice glucémico es mejor que cualquier otro tipo de dieta cuando se trata del acné.13 Por el momento, no tiene sentido apresurarse a adoptar una dieta estricta de bajo índice glucémico. Sin embargo, comer menos azúcar y menos alimentos procesados ​​es más saludable en general, por lo que no estaría de más comer de esta manera cuando puedas.

¿A qué se refiere el índice glucémico? los índice glucémico compara diferentes alimentos, otorgándoles una clasificación numérica, en función de la rapidez con la que aumentan los niveles de glucosa en sangre (el tiempo que tarda el azúcar en sangre en aumentar cuando comes ese alimento).

¿Qué significa carga glucémica? La carga glucémica lleva el índice glucémico un paso más allá al calcular cuánto aumenta el nivel de azúcar en la sangre cuando come una cantidad particular de ese alimento (el grado en que aumenta el azúcar en la sangre cuando come ese alimento).

Ciencia más profunda: dieta glucémica y hormonas

Comer muchos alimentos con alto índice glucémico (es decir, azúcar, pan blanco, papas blancas, arroz blanco) que prevalecen en las dietas modernas hace que las personas vivan con niveles de insulina crónicamente elevados. Estos niveles de insulina crónicamente elevados pueden provocar problemas con:

IGF-1: El aumento de los niveles de insulina en la sangre conduce a aumentos en el factor de crecimiento similar a la insulina (IGF-1), una hormona en nuestros cuerpos que promueve un mayor crecimiento celular. Los científicos plantean la hipótesis de que esto podría provocar un crecimiento excesivo de células dentro de los poros y/o un aumento en la producción de grasa de la piel, lo que podría causar que los poros se obstruyan y provoque acné.7,14-18 Los científicos también plantean la hipótesis de que los niveles altos de IGF-1 podrían conducir a una mayor producción de sebo (aceite de la piel) que puede provocar brotes.

IGFBP-3: Los niveles de insulina crónicamente elevados reducen la cantidad de proteína 3 de unión al factor de crecimiento similar a la insulina (IGFBP-3) en la sangre. IGFBP-3 regula IGF-1 y lo mantiene bajo control al evitar que IGF-1 se una a su receptor celular. Por lo tanto, cantidades más bajas de IGFBP-3 significan niveles aún más altos de IGF-1. Como hemos discutido, los científicos postulan que el aumento de IGF-1 puede conducir al crecimiento excesivo de células dentro de los poros.7,14,15 Una segunda forma en que los niveles bajos de IGFBP-3 pueden afectar el acné es mediante la reducción de la eficacia de los retinoides naturales en la piel. Estos retinoides previenen el crecimiento excesivo de células. Cuando la IGFBP-3 es baja, estos retinoides no pueden hacer el trabajo para el que fueron creados.19-25

Andrógenos: La insulina actúa como una hormona «maestra». El aumento de los niveles de insulina eleva los niveles de andrógenos (hormona masculina). El aumento de los niveles de andrógenos es bien conocido por su efecto en la estimulación de la producción de sebo, lo que puede provocar síntomas de acné más graves.23,24

Proteínas mTORC1 y Fox01: ¿Podría nuestra dieta occidental de alto índice glucémico estar suprimiendo y/o sobreactivando las proteínas celulares que a su vez desequilibran las hormonas y aumentan la producción de grasa en la piel, lo que lleva al acné? Los científicos lo están discutiendo.17,26-29

Ingesta calórica

Aporte Calórico y Acné

Si, de hecho, las calorías más bajas ayudan con los síntomas del acné, esta puede ser la razón por la cual casi cualquier “dieta para el acné” parece funcionar. Cuando eliminamos alimentos de nuestra dieta y no los reemplazamos por otros, estamos comiendo menos calorías y, por lo tanto, perdiendo peso. Es importante que los científicos desarrollen esto. Hasta entonces, no podemos decir si alguna dieta para el acné está funcionando en función del contenido de lo que se come o simplemente de las calorías totales. Un artículo en el Revista de la Academia de Nutrición y Dietética lo dice bien:

Revista de la Academia de Nutrición y Dietética

“Estas lagunas en la literatura no deberían intimidar, sino desafiar a los dermatólogos y dietistas registrados a trabajar en colaboración para diseñar y realizar investigaciones de calidad”.1

¿Puede el aumento de calorías causar acné?

El argumento para: El aumento de calorías da como resultado niveles más altos de hormonas masculinas (andrógenos). Los niveles más altos de andrógenos pueden provocar el crecimiento de las células de la piel y aumentar la producción de grasa de la piel (sebo). El crecimiento excesivo de células de la piel puede obstruir los poros, lo que lleva a la formación de acné, y el aumento de la grasa de la piel puede provocar el empeoramiento de los síntomas del acné.

Los médicos han notado que en las partes del mundo afectadas por la hambruna, el nivel de calorías de inanición da como resultado una reducción dramática en la producción de aceite de la piel y una detención completa de los síntomas del acné.2,3 Obviamente, esta no es una forma sostenible de tratar el acné. Sin embargo, incluso cuando se expone a un déficit calórico moderado, el cuerpo se vuelve sensible a la insulina. La insulina es una hormona maestra y la sensibilidad a la insulina reduce los niveles de insulina (esto se debe a que su cuerpo necesita menos insulina para hacer el mismo trabajo, ya que es más sensible a la hormona). Esto da como resultado una cascada hormonal que, en teoría, ayudaría a evitar que los poros se obstruyan y ayudaría a que la piel produzca menos grasa. Sin embargo, después de un período de reducción de calorías, cuando las calorías vuelven a un nivel de mantenimiento, esto también podría conducir teóricamente a la recurrencia de los síntomas del acné. Por lo tanto, es más importante y práctico centrarse en la calidad de las calorías (reduciendo la comida chatarra y aumentando la proporción de frutas y verduras coloridas en nuestra dieta), en lugar de su cantidad.

Se encontró que el aumento de la masa corporal (IMC) se correlacionaba con el acné en un estudio de hombres jóvenes.4 En otro estudio, no se encontró una correlación significativa en hombres jóvenes, pero se encontró una correlación significativa entre mujeres jóvenes.5

La obesidad se correlaciona con otras enfermedades de la piel como la psoriasis.5

El argumento en contra: A partir de tres estudios, obesidad y índice de masa corporal no parecen correlacionarse con el acné.6-8

Chocolate

chocolate y acné

En los últimos 10 años, se han realizado estudios que muestran una conexión débil entre comer chocolate y el aumento del acné. Aunque cada estudio tuvo limitaciones, en conjunto, los estudios sugieren que excederse en el chocolate podría ser una mala idea para las personas propensas al acné.

Sin embargo, esto no significa que deba prohibir todo el chocolate de su vida. Si bien puede haber una correlación entre el chocolate y el acné, es probable que señalar cualquier alimento como un villano del acné sea una búsqueda inútil. El estrés combinado involucrado en evitar nerviosamente el chocolate y otros alimentos percibidos como «malos» puede conducir al acné inducido por el estrés. En su lugar, intente consumir chocolate con moderación, teniendo en cuenta que exagerar podría contribuir al acné.

Historia del debate

Durante décadas, a principios del siglo XX, los médicos y los textos médicos advirtieron a las personas propensas al acné que evitaran el chocolate. Este consejo se puso a prueba con dos estudios en 1969 y 1971.1,2 Ambos estudios no mostraron correlación con la ingesta de chocolate y el acné. Sin embargo, estos estudios fueron pequeños, no controlados, de corta duración, subjetivos, incluyeron un seguimiento muy corto y emplearon un análisis estadístico inadecuado. Tampoco tuvieron en cuenta el contenido de azúcar o lácteos del chocolate que se ingiere. A pesar de las severas limitaciones de diseño inherentes a estos estudios específicos del chocolate, la comunidad dermatológica no solo descartó la posible correlación chocolate/acné, sino que también envió el mensaje de que la dieta y el acné no están relacionados. Esta exageración masiva de evidencia defectuosa es un error histórico y asombroso de toda la comunidad dermatológica.

Sin embargo, a medida que ha pasado el tiempo, los científicos modernos han comenzado a considerar la dieta y, junto con ella, el chocolate. Durante la última década, nueve nuevos estudios han demostrado una relación débil entre el consumo de chocolate y el acné.3-11 Dado que estudiar cómo cualquier factor en la dieta afecta el acné es notoriamente difícil, cada estudio tuvo limitaciones que imposibilitan sacar conclusiones firmes. Aún así, el hecho de que los nueve estudios apunten a una conexión entre el alto consumo de chocolate y el acné sugiere que puede haber algo en ello.

Ciencia más profunda: chocolate e insulina

Un estudio de 2003 mostró niveles elevados de insulina después de las comidas que incluían chocolate, especialmente chocolate mezclado con leche (leche con chocolate) en adultos jóvenes delgados.12 Si bien es demasiado pronto para sacar conclusiones, en teoría esto podría ser el resultado de que los compuestos activos del chocolate aumenten los niveles de insulina y/o la combinación de los aminoácidos del chocolate mezclados con carbohidratos y provoquen un aumento de la insulina. Si, de hecho, la insulina elevada aumenta la producción de células de la piel y/o la producción de sebo (aceite de la piel), esto podría obstruir los poros y proporcionar un caldo de cultivo para las bacterias del acné. Por lo tanto, el chocolate teóricamente podría ser parte de esta cascada de insulina y los síntomas de acné resultantes.

Ciencia más profunda: chocolate y señalización de proteínas

Los científicos han descubierto una pequeña cantidad de evidencia que apunta a que el chocolate quizás aumente la producción de proteína IL-10.13 ¿Podría esto, o algo completamente diferente, como los efectos únicos de las grasas monoinsaturadas y saturadas en la manteca de cacao, contribuir al acné?14 Incluso la leche, que se encuentra en mucho chocolate, podría ser sospechosa. En otras palabras, realmente no sabemos qué componentes del chocolate, si es que hay alguno, podrían desempeñar un papel en el empeoramiento del acné.

Efectos beneficiosos del chocolate.

Por otro lado, el chocolate contiene antioxidantes, que teóricamente podrían ayudar con los síntomas del acné.

El chocolate negro también puede reducir la presión arterial. ¿Podría la reducción de la presión arterial de alguna manera promover la distribución de oxígeno y nutrientes a la dermis, evitando así el acné de alguna manera marginal?14

Alimentos grasos / aceitosos

Alimentos grasos, aceitosos y acné

La grasa es necesaria para nuestra salud y bienestar general. Sin embargo, aún se desconoce si las grasas saturadas, insaturadas y/o hidrogenadas afectan el acné.

De cuatro estudios basados ​​en cuestionarios, tres encontraron que las personas con acné tienden a comer más alimentos grasos que las personas sin acné. (El cuarto estudio no encontró diferencias en el consumo de grasas entre personas con y sin acné).1-4 Esto podría sugerir que los alimentos grasos de alguna manera aumentan el acné, pero la evidencia es demasiado débil para llegar a esta conclusión. Los estudios tenían muchos factores no controlados, incluidas otras diferencias en la dieta entre personas con y sin acné, como la cantidad de chocolate y azúcar que consumían. En otras palabras, no tenemos idea de si la grasa es realmente la culpable o incluso la cómplice de desencadenar el acné.

La evidencia actual muestra que la grasa que comemos se usa para producir aceite para la piel (sebo). Además, al menos un estudio ha demostrado que las dietas ricas en grasas conducen a un mayor contenido de grasa en el sebo.5 La evidencia se detiene allí. Está en debate si más grasa en el sebo conduce a un aumento o disminución de los síntomas del acné. Los científicos están investigando la naturaleza del sebo, particularmente su contenido saturado o no saturado, para ver si pueden encontrar pistas sobre el desarrollo del acné.

Omega 3

Fuentes de Omega-3

La mayoría de las personas que viven en sociedades modernizadas comen muchas más grasas omega-6 de alimentos como granos, aceites vegetales, nueces y aves que hacen Omega-3 grasas de alimentos como pescado y aceites de pescado, carne alimentada con pasto, semillas como semillas de lino y semillas de chía y cáñamo.1 Esto está en marcado contraste con las sociedades de cazadores/recolectores y con lo que nuestros antepasados ​​evolucionaron para comer. Comer una proporción más equilibrada de grasas Omega-3:Omega-6 puede ayudar a modular la inflamación en el cuerpo humano.2 Dado que el acné es una enfermedad inflamatoria, tiene sentido que cualquier cosa que pueda reducir la inflamación también ayude a reducir el acné.

Omega-3 e inflamación

Las grasas omega-3, especialmente los ácidos grasos omega-3 de EPA y DHA que se encuentran comúnmente en los peces de agua fría, funcionan al reducir la producción de citocinas inflamatorias3,4 y moléculas inflamatorias de leucotrieno B4.5 EPA y DHA también inhiben mTORC1, una proteína que puede indicar a las glándulas sebáceas de la piel que produzcan más grasa.6-8

Omega-3 y estrés

Se sabe que los omega-3 mejoran el estado de ánimo y reducen el estrés y la ansiedad.9 Dado que el estrés y el acné están relacionados,10 esta es otra forma en que las grasas omega-3 teóricamente podrían ayudar a reducir los síntomas del acné.

Omega-3 y bacterias

EPA en particular es antibacteriano11 y junto con otros ácidos grasos puede inhibir el crecimiento de bacterias del acné (C. acnes) tanto como S. aureus bacterias, las cuales se han asociado con el acné.12

Omega-3 y hormonas

Los omega-3 también ayudan a mantener bajo control los niveles de IGF-1 (factor de crecimiento similar a la insulina),3 que teóricamente podría ayudar a evitar que la piel sobreproduzca células de la piel y grasa de la piel, evitando así brotes.

Estudios Omega-3

Investigadores coreanos en un estudio demostraron que tomar 2000 mg de EPA + DHA junto con 400 mg de ácido gamma-linoleico, un tipo de ácido graso omega-6, redujo significativamente la inflamación y el acné.13

Además, un informe de caso describió a cinco pacientes con acné que tomaron un suplemento de omega-3 durante dos meses. Cuatro de estos cinco pacientes experimentaron una reducción de las lesiones de acné. Sin embargo, el suplemento contenía otros ingredientes además de omega-3 que podrían haber ayudado con el acné.14

Se necesitan más estudios que intenten vincular la ingesta de Omega-3 y el acné.

Zinc

Gluconato de zinc

En lo que respecta a la suplementación, el zinc es el único con la mayor evidencia que apunta hacia un efecto beneficioso sobre el acné, por moderado que sea ese efecto. Los suplementos de zinc de venta libre normalmente vienen en tabletas de 30 a 50 mg. Los Institutos Nacionales de Salud establecieron niveles tolerables de zinc para adultos (19 años y más) en 40 mg por día.1 El gluconato de zinc puede ser una mejor opción que el sulfato de zinc debido a su biodisponibilidad superior. Dado que la carne y las aves proporcionan la mayor parte del zinc en las dietas occidentales, es posible que los vegetarianos deseen tener especial cuidado para asegurarse de que están ingiriendo cantidades adecuadas de zinc.

Revista de Drogas en Dermatología

Una revisión sistemática de la literatura médica en el Revista de Drogas en Dermatología concluye, «La preponderancia de la evidencia sugiere que el zinc tiene efectos antibacterianos y antiinflamatorios y que puede disminuir la producción de sebo».2

El seis por ciento del suministro de zinc de nuestro cuerpo está en nuestra piel,3 y después de años de estudio y bastante evidencia, parece que la suplementación con zinc puede ayudar con los síntomas del acné.

Cómo funciona el zinc

El zinc ayuda a mantener la integridad de la piel, reduce la inflamación, promueve la cicatrización de heridas, ayuda a matar y suprimir las bacterias del acné y puede reducir la producción de grasa en la piel.13-17

Obtener zinc de forma natural

Una variedad de los alimentos contienen zinc. Las ostras contienen aproximadamente 5 veces el valor diario (DV) de zinc (que es la ingesta diaria recomendada de zinc a través de alimentos naturales). Comer 2 onzas (alrededor de 4 ostras), dos veces por semana, es una forma divertida de obtener 100 mg de zinc por semana.

Estudios de zinc

Se han realizado múltiples estudios en personas con acné a las que se les administran suplementos de zinc por vía oral.4-7 Los resultados generales muestran una reducción en el recuento de lesiones de acné superior a la del placebo, aunque solo moderadamente.8,9 La dosis de zinc en estos estudios suele ser bastante alta,10 y se necesitan más estudios para ver si la reducción de los síntomas del acné podría mantenerse con niveles más bajos de zinc. Sin embargo, dado que otros estudios muestran niveles más bajos de zinc en la sangre en personas con acné,11,12 mantener los niveles de zinc a la par es una opción convincente. La Cantidad Diaria Recomendada (CDR) de zinc en adultos (a partir de los 19 años) es de 11 mg (que incluye los suplementos y los alimentos que consumimos).

Yodo

Yodo

No hay evidencia de que las cantidades típicas de yodo obtenidas de los alimentos y la sal yodada tengan algún efecto sobre el acné.1-3

Se ha demostrado que los niveles altos de yodo provocan lo que se denominan erupciones acneiformes. Estas erupciones son diferentes del acné común y corriente y se evidencian por un inicio rápido, una amplia distribución en el cuerpo y brotes inflamatorios (lesiones elevadas y rojas). Para prevenir este efecto secundario, evite tomar suplementos de yodo o algas marinas y no se atraque con algas marinas o algas marinas.4

Revista de la Academia Americana de Dermatología

De acuerdo con una descripción general de la evidencia más reciente sobre la dieta y el acné publicada en el Revista de la Academia Americana de Dermatología, “El yodo ha sido implicado como una causa del acné vulgar, sin embargo, ninguna literatura hasta la fecha apoya al yodo como culpable del acné comedonal”.5

Estudios de yodo

La evidencia es escasa. Parece que consumir niveles muy altos de algas marinas que contienen yodo y medicamentos que contienen yodo pueden causar erupciones acneiformes.2,6 Sin embargo, en un estudio de 1961, se demostró que las personas que comían muchos mariscos y pescado, un grupo de alimentos que contiene altos niveles de yodo, en realidad tenían niveles más bajos de acné.1 Otros estudios no han mostrado correlación entre el pescado/marisco y el acné.

Antioxidantes

Alimentos antioxidantes

Comer una dieta rica en frutas y verduras coloridas ayudará a su salud en general y puede o no ayudar a reducir la inflamación inherente al proceso del acné. Cuando se trata de tomar suplementos antioxidantes, el zinc es el que tiene más evidencia detrás (ver arriba).

El acné es en parte una enfermedad inflamatoria. El proceso inflamatorio es lo que hace que los poros afectados por el acné se inflamen y enrojezcan de manera característica. Los antioxidantes en el cuerpo ayudan a resolver esta respuesta inflamatoria.

La evidencia

Las personas con acné tienden a tener menos antioxidantes, como vitamina A, vitamina E y selenio, en la piel.1-3 Tiene sentido común que llevar los niveles de antioxidantes a la par ayudaría a calmar la respuesta inflamatoria. Sin embargo, no tenemos suficiente evidencia en este momento para decir definitivamente si los antioxidantes en los alimentos o suplementos ayudan o no con el acné. Los antioxidantes tópicos, por otro lado, se han mostrado prometedores en la reducción del recuento de lesiones de acné. Ejemplos de antioxidantes tópicos incluyen té verde, resveratrol y licocalcona.

La tripa

La tripa

De acuerdo con la teoría del llamado eje intestino-cerebro-piel, el equilibrio de las bacterias beneficiosas que viven en el intestino puede ser importante para mantener una piel saludable. Los científicos especulan que la falta de bacterias intestinales beneficiosas podría hacer que una persona sea más propensa a los brotes de acné.1 Prestando apoyo indirecto a esta idea, acné rosácea (AKA rosácea), una enfermedad que presenta síntomas algo similares a acné común (acné común y corriente), tiende a mostrar una fuerte correlación con los problemas intestinales, incluido el crecimiento excesivo de bacterias.

Acné común no es la misma enfermedad que acné rosáceay el malestar intestinal no es tan común entre acné común enfermos Sin embargo, la posible conexión entre las bacterias intestinales y el acné es un área activa de investigación. ¿Una dieta alta en fibra ayudaría con el acné? ¿Qué pasa con los probióticos?

La evidencia

Actualmente, existe evidencia limitada sobre la relación entre las bacterias intestinales y acné común. Algunos estudios han demostrado que consumir probióticos mejora los síntomas del acné.2-5 La teoría propuesta para este efecto es que los probióticos ayudan a mantener el equilibrio de bacterias en el intestino, lo que ayuda a disminuir la inflamación sistémica, lo que a su vez puede reducir la inflamación y la producción de grasa en la piel. Sin embargo, se requiere más investigación para confirmar una relación definitiva entre las bacterias intestinales y el acné, y si tomar probióticos sería beneficioso.

Presentación de parcialidad

“Como estudiante de sociología crítica en la universidad, aprendí que es importante que un autor presente su sesgo. Debido a que somos humanos y es imposible ser completamente imparcial, la presentación del sesgo le permite al lector tener en cuenta el sesgo del autor al absorber el contenido.

Mi parcialidad: A lo largo de mi adolescencia y adultez temprana, leí en varios lugares que el chocolate y el azúcar eran malos para el acné. Evité cuidadosamente el chocolate y los dulces durante años, lo que no terminó de ayudarme con mi acné, pero perjudicó las interacciones sociales. Finalmente desistí de eliminar los llamados alimentos “malos” de mi dieta y mi acné no cambió considerablemente. Años más tarde, después de que ya había descubierto The Acne.org Regimen y me había aclarado, decidí intentar limpiar mi piel de adentro hacia afuera comiendo estrictamente paleo, lo que significa comer una «dieta de hombre de las cavernas» que consiste solo en alimentos que estaban disponibles antes. el advenimiento de la agricultura. Dejé el Régimen de Acne.org y en su lugar comencé a comer solo vegetales, frutas, tubérculos (papas, ñame, batatas), nueces, semillas y carne. Eliminé por completo el azúcar, agregué sal, granos, legumbres (frijoles) y lácteos. La dieta pareció funcionar durante el primer mes más o menos. Sin embargo, durante este primer mes también estuve perdiendo peso por comer de forma tan limpia. Aproximadamente seis semanas después de comenzar la dieta, tan pronto como mi peso se estabilizó, el acné volvió. Mi conclusión, extraída de mi experiencia personal, fue que no importaba cuán limpiamente comiera, no era suficiente para mantenerme limpio. Poco a poco volví a un estilo moderno de alimentación, pero sigo tratando de mantenerme al tanto de mi carga glucémica y también trato de comer muchas frutas y verduras coloridas y tomar 5 o 6 pastillas de aceite de pescado y una pastilla de zinc de 30 mg la mayoría de los días. Mi sentido común me dice que comer azúcar y alimentos procesados ​​con alto índice glucémico no puede ser bueno para mi salud en general ni para la salud de mi piel”.

Dan Kern, fundador de Acne.org

Referencias

Lácteos y Acné

  1. Juhl, CR, Bergholdt, HKM, Miller, IM, Jemec, GBE, Kanters, JK y Ellervik, C. Consumo de lácteos y acné vulgar: revisión sistemática y metanálisis de 78 529 niños, adolescentes y adultos jóvenes. Nutrientes. 101049 (2018). https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/30096883/
  2. Aghasi, M., Golzarand, M., Shab-Bidar, S., Aminianfar, A., Omidian, M. y Taheri, F. Consumo de lácteos y desarrollo del acné: un metanálisis de estudios observacionales. clin. Nutrición 381067-1075 (2019). https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/29778512
  3. Heng, AHS & Chew, FT Revisión sistemática de la epidemiología del acné vulgar. ciencia Reps. 105754 (2020). https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/32238884
  4. Koldovsky, O. Hormonas en la leche. Vitam. horm. 5077-149 (1995). https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/7709605
  5. Danby, FW Acné y leche, el mito de la dieta y más allá. Mermelada. Academia Dermatol. 52360 – 362 (2005). https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/15692488
  6. Chen, W., Thiboutot, D. & Zouboulis, CC Metabolismo androgénico cutáneo: investigación básica y perspectivas clínicas. J. invertir. Dermatol. 119992 – 1007 (2002). https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/12445184
  7. Adebamowo, CA et al. Ingesta de lácteos dietéticos en la escuela secundaria y acné adolescente. Mermelada. Academia Dermatol. 52207 – 214 (2005). https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/15692464
  8. Adebamowo, CA et al. Consumo de leche y acné en varones adolescentes. Mermelada. Academia Dermatol. 58787 – 793 (2008). https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/18194824
  9. Bowe, WP, Joshi, SS & Shalita, AR Dieta y acné. Mermelada. Academia Dermatol. 63124 – 141 (2010). https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/20338665
  10. Hitch, JM Erupciones acneiformes inducidas por fármacos y productos químicos. JAMA 200879 – 880 (1967). https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/4225865

Índice glucémico / Carga glucémica

  1. Bronsnick, T., Murzaku, EC & Rao, BK Dieta en dermatología: Parte I. Dermatitis atópica, acné y cáncer de piel no melanoma. Mermelada. Academia Dermatol. 711039 (2014). https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/25454036
  2. Zaenglein, AL et al. Pautas de atención para el manejo del acné vulgar. Mermelada. Academia Dermatol. 74945-973 (2013). https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/26897386
  3. Smith, RN, Mann, NJ, Braue, A., Makelainen, H. & Varigos, GA Una dieta de baja carga glucémica mejora los síntomas en pacientes con acné vulgar: un ensayo controlado aleatorio. Soy. J. Clin. Nutrición 86107-115 (2007). https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/17616769
  4. Smith, RN, Mann, NJ, Braue, A., Makelainen, H. & Varigos, GA Una dieta con carga glucémica baja versus una dieta convencional con carga glucémica alta sobre los parámetros bioquímicos asociados con el acné vulgar: un investigador aleatorizado -ensayos controlados y enmascarados. Mermelada. Academia Dermatol. 57247-256 (2007). https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/17448569
  5. Smith, RN, Braue, A., Varigos, GA & Mann, NJ El efecto de una dieta de baja carga glucémica sobre el acné vulgar y la composición de ácidos grasos de los triglicéridos de la superficie de la piel. J. Dermatol. ciencia 5041 – 52 (2008). https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/18178063
  6. Smith, RN y col. Un estudio piloto para determinar los efectos a corto plazo de una dieta de baja carga glucémica en los marcadores hormonales del acné: un ensayo de alimentación controlado, paralelo y no aleatorizado. mol. Nutrición Alimentos Res. 52718-726 (2008). https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/18496812
  7. Burris, J., Shikany, JM, Rietkerk, W. & Woolf, K. Una dieta de bajo índice glucémico y carga glucémica disminuye el factor de crecimiento similar a la insulina-1 entre adultos con acné moderado y severo: una duración corta, 2 semanas ensayo controlado aleatorizado. Dieta J Acad Nutr. 1181874-1885 (2018). https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/29691143/
  8. Ismail, NH, Manaf, ZA y Azizan, NZ La dieta con una carga glucémica alta, el consumo de leche y helados están relacionados con el acné vulgar en adultos jóvenes de Malasia: un estudio de casos y controles. BMC Dermatol. 1213 (2012). https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/22898209
  9. Çerman, AA, Aktas, E., Altunay, İ. K., Arıcı, JE, Tulunay, A. & Ozturk, FY Factores glucémicos dietéticos, resistencia a la insulina y niveles de adiponectina en el acné vulgar. Mermelada. Academia Dermatol. 75155-162 (2016). https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/27061046
  10. Burris, J., Rietkerk, W., Shikany, JM y Woolf, K. Diferencias en la carga glucémica de la dieta y las hormonas en adultos de la ciudad de Nueva York sin acné y con acné moderado/grave. J. Acad. Dieta Nutritiva. 1171375-1383 (2017). https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/28606553
  11. Reynolds, RC et al. Efecto del índice glucémico de los carbohidratos sobre el acné vulgar. Nutrientes. 21060-1072 (2010). https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/22253996
  12. Pavithra, G., Upadya, GM y Rukmini, MS Un ensayo controlado aleatorizado de gel tópico de peróxido de benzoilo al 2,5 % con una dieta de baja carga glucémica versus gel tópico de peróxido de benzoilo al 2,5 % con una dieta normal en el acné (grados 1-3). Indio J. Dermatol. Venereol. Leprol. 85486-490 (2019). https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/30264745
  13. Kucharska, A., Szmurło, A. & Sińska, B. Importancia de la dieta en el acné vulgar tratado y no tratado. Postepy Dermatol Alergol. 3381-86 (2016). https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/27279815/
  14. Nam, SY et al. Efecto de la obesidad sobre el factor de crecimiento similar a la insulina (IGF)-1 total y libre, y su relación con la proteína de unión a IGF (BP)-1, IGFBP-2, IGFBP-3, insulina y hormona de crecimiento. En t. J. Obes. Relativo metab. Desorden. 21355 – 359 (1997). https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/9152736
  15. Brismar, K., Fernqvist-Forbes, E., Wahren, J. & Hall, K. Efecto de la insulina en la producción hepática de proteína de unión al factor de crecimiento similar a la insulina-1 (IGFBP-1), IGFBP-3 y IGF-I en la diabetes insulinodependiente. J. Clin. Endocrinol. metab. 79872 – 878 (1994). https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/7521354
  16. Evans, TR & Kaye, SB Retinoides: rol actual y potencial futuro. Hermano J. Cáncer 801 – 8 (1999). https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/10389969
  17. Kumari, R. & Thappa, DM Papel de la resistencia a la insulina y la dieta en el acné. Indio J. Dermatol. Venereol. Leprol. 79291 – 299 (2013). https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/23619434
  18. Melnik, BC & Zouboulis, CC Papel potencial de FoxO1 y mTORC1 en la patogenia del acné inducido por la dieta occidental. Exp. Dermatol. 22311 – 315 (2013). https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/23614736
  19. Del Prete, M. et al. Resistencia a la insulina y acné: ¿un nuevo factor de riesgo para los hombres? Endocrino 42555 – 560 (2012). https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/22447309
  20. Attia, N. et al. El síndrome metabólico y la regulación del factor de crecimiento similar a la insulina I en la obesidad adolescente. J. Clin. Endocrinol. metab. 831467 – 1471 (1998). https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/9589640/
  21. Yang, Q. et al. Inactivación bialélica del gen beta2 del receptor de ácido retinoico por cambio epigenético en el cáncer de mama. Soy. J. Pathol. 158299 – 303 (2001). https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/11141504
  22. Liu, B. et al. Las interacciones funcionales directas entre la proteína 3 de unión al factor de crecimiento similar a la insulina y el receptor alfa del retinoide X regulan la señalización transcripcional y la apoptosis. J. Biol. química 27533607 – 33613 (2000). https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/10874028
  23. Wendling, O., Chambon, P. & Mark, M. Los receptores retinoides X son esenciales para el desarrollo temprano del ratón y la placentogénesis. proc. nacional Academia ciencia EE.UU 96547 – 551 (1999). https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC15173/
  24. Chiba, H., Clifford, J., Metzger, D. y Chambon, P. Distintos heterodímeros de receptor de ácido retinoico y receptor X de retinoides están involucrados de manera diferencial en el control de la expresión de genes diana de retinoides en células de carcinoma embrionario F9. mol. Biol celular. 173013 – 3020 (1997). https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/9154799
  25. Grimberg, A. & Cohen, P. Papel de los factores de crecimiento similares a la insulina y sus proteínas de unión en el control del crecimiento y la carcinogénesis. J. Cell Physiol. 1831 – 9 (2000). https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/10699960
  26. Thacher, SM, Vasudevan, J. & Chandraratna, RA Aplicaciones terapéuticas para ligandos de receptores de retinoides. actual Farmacia Des. 625-58 (2000). https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/10637371
  27. Eichenfield, LF & Leyden, JJ Acné: conceptos actuales de patogenia y enfoque del tratamiento racional. Pediatra 18218 – 223 (1991). https://europepmc.org/abstract/med/1835004
  28. Thiboutot, DM Acné. Una visión general de los resultados de la investigación clínica. Dermatol. clin. 1597-109 (1997). https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/9001864
  29. Danby, FW Activar/desactivar el acné a través de mTORC1. Exp. Dermatol. 22505-506 (2013). https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/23800069
  30. Melnic, BC, John, SM, Plewig, G. Acné: indicador de riesgo de aumento del índice de masa corporal y resistencia a la insulina. Acta Derm. Venereol. 93644-649 (2013). https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/23975508

Ingesta calórica

  1. Burris, J., Rietkerk, W. & Woolf, K. Acne: el papel de la terapia de nutrición médica. J. Acad. Nutrición Dieta 113416 – 430 (2013). https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/23438493
  2. Downing, DT, Strauss, JS & Pochi, PE Cambios en la composición de lípidos de la superficie de la piel inducidos por restricción calórica severa en el hombre. Soy. J. Clin. Nutrición 25365 – 367 (1972). https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/5010536
  3. Pochi, PE, Downing, DT & Strauss, JS Respuesta de las glándulas sebáceas en el hombre a la privación calórica total prolongada. J. invertir. Dermatol. 55303 – 309 (1970). https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/5483834
  4. Del Prete, M. et al. Resistencia a la insulina y acné: ¿un nuevo factor de riesgo para los hombres? Endocrino 42555 – 560 (2012). https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/22447309
  5. Halvorsen, JA, Vleugels, RA, Bjertness, E. y Lien, L. Un estudio poblacional sobre el acné y el índice de masa corporal en adolescentes. Arco. Dermatol. 148131 – 132 (2012). https://jamanetwork.com/journals/jamadermatology/fullarticle/1105449
  6. Lau, K. & Hoger, PH Enfermedades de la piel asociadas con la obesidad en niños. Bundesgesundheitsblatt Gesundheitsforschung Gesundheitsschutz 56539 – 542 (2013). https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4293641/
  7. Bourne, S. & Jacobs, A. Observaciones sobre el acné, la seborrea y la obesidad. Hermano Medicina. j 11268 – 1270 (1956). https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC1979692/
  8. Ismail, NH, Manaf, ZA y Azizan, NZ La dieta con una carga glucémica alta, el consumo de leche y helados están relacionados con el acné vulgar en adultos jóvenes de Malasia: un estudio de casos y controles. BMC Dermatol. 1213 (2012). https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/22898209

Chocolate

  1. Fulton, JE, Jr., Plewig, G. & Kligman, AM Efecto del chocolate sobre el acné vulgar. JAMA 2102071 – 2074 (1969). https://jamanetwork.com/journals/jama/article-abstract/350738
  2. Anderson, PC Foods como la causa del acné. Soy. fam. Médico 3102 – 103 (1971). https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/4251510
  3. Bloque, SG et al. Exacerbación del acné vulgaris facial después de consumir chocolate puro. Mermelada. Academia Dermatol. sesenta y cincoe114-e115 (2011). https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/21920227
  4. Caperton, C., Block, S., Viera, M., Keri, J. y Berman, B. Estudio doble ciego controlado con placebo que evalúa el efecto del consumo de chocolate en sujetos con antecedentes de acné vulgar. J. Clin. Est. Dermatol. 719-23 (2014). https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/24847404
  5. Wolkenstein P. et al. El tabaquismo y los factores dietéticos asociados con el acné de moderado a severo en adolescentes y adultos jóvenes franceses: resultados de una encuesta con una muestra representativa. Dermatología 23034-39 (2015). https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/25413494
  6. Vongraviopap, S. & Asawanonda P. El chocolate negro exacerba el acné. En t. J. Dermatol. 55587-591 (2016). https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/26711092
  7. Delost, GR, Delost, ME y Lloyd, J. El impacto del consumo de chocolate en el acné vulgar en estudiantes universitarios: un estudio cruzado aleatorizado. Mermelada. Academia Dermatol. 75220-221 (2016). https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/27317522
  8. Grossi, E., Cazzaniga, S., Crotti, S., Naldi, L., Di Landro, A., Ingordo, V., Cusano, F., Atzor, L., Tripodi Cutrì, F., Musumeci, ML , Pezzarossa, E., Bettoli, V., Caproni, M. & Bonci, A.; Grupo de Estudio del Acné GISED. La constelación de factores dietéticos en el acné adolescente: un enfoque de mapa de conectividad semántica. J.Eur. Academia Dermatol. Venereol. 3096-100 (2016). https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/25438834
  9. Wolkenstein, P., Machovcová, A., Szepietowski, JC, Tennstedt, D., Veraldi, S. & Delarue, A. Prevalencia del acné y asociaciones con el estilo de vida: una encuesta transversal en línea de adolescentes/adultos jóvenes en 7 países europeos . J.Eur. Academia Dermatol. Venereol. 32298-306 (2018). https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/28707712
  10. Suppiah, TSS, Sundram, TKM, Tan, ESS, Lee, CK, Bustami, NA & Tan, CK Acné vulgar y su asociación con la ingesta dietética: una perspectiva de Malasia. Asia. Pac. J. Clin. Nutrición 271141-1145 (2018). https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/30272862
  11. Aalemi, AK, Anwar, I. y Chen, H. Consumo de lácteos y acné: un estudio de casos y controles en Kabul, Afganistán. clin. cosmético investigando Dermatol. 12481-487 (2019). https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/31303778
  12. Brand-Miller, J., Holt, SH, de Jong, V. & Petocz, P. El polvo de cacao aumenta la insulinemia posprandial en adultos jóvenes delgados. J. Nutr. 1333149 – 3152 (2003). https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/14519800
  13. Netea, SA et al. El consumo de chocolate modula la producción de citocinas en individuos sanos. citocina 6240 – 43 (2013). https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/23465690
  14. Latif, R. Chocolate/cacao y salud humana: una revisión. Neth. J.Med. 7163 – 68 (2013). https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/23462053

Alimentos grasos / aceitosos

  1. Adebamowo, CA et al. Ingesta de lácteos dietéticos en la escuela secundaria y acné adolescente. J Am Acad Dermatol 52207 – 214 (2005). https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/15692464
  2. Ghodsi, SZ, Orawa, H. & Zouboulis, CC Prevalencia, gravedad y factores de riesgo de gravedad del acné en alumnos de secundaria: un estudio basado en la comunidad. J Invest Dermatol 1292136 – 2141 (2009). https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/19282841
  3. Jung, JY et al. La influencia de los patrones dietéticos en el acné vulgar en los coreanos. Eur J Dermatol 20768 – 772 (2010). https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/20822969
  4. Burris, J., Rietkerk, W. & Woolf, K. Relaciones de los factores dietéticos autoinformados y la gravedad percibida del acné en una cohorte de adultos jóvenes de Nueva York. Dieta J Acad Nutr 114384 – 392 (2014). https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/24412232
  5. Pappas, A., Anthonavage, M. & Gordon, JS Destino metabólico y utilización selectiva de los principales ácidos grasos en la glándula sebácea humana. J. invertir. Dermatol. 118164 – 171 (2002). https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/11851890

Omega 3

  1. Logan, AC Ácidos grasos omega-3 y acné. Arco. Dermatol. 139, 941 – 942; respuesta del autor 942 – 943 (2003). https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/12873901
  2. Simopoulos, AP Ácidos grasos omega-3 en inflamación y enfermedades autoinmunes. Mermelada. Col. Nutrición 21495 – 505 (2002). https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/12480795
  3. Cordain, L. Implicaciones para el papel de la dieta en el acné. Semin. Cután. Medicina. Cirugía 2484 – 91 (2005). https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/16092796
  4. Vowels, BR, Yang, S. & Leyden, JJ Inducción de citoquinas proinflamatorias por un factor soluble de Propionibacterium acnes: implicaciones para el acné inflamatorio crónico. Infectar. inmune 633158 – 3165 (1995). https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/7542639
  5. Zoubulis, CC et al. Un nuevo concepto para la terapia del acné: un estudio piloto con zileuton, un inhibidor oral de la 5-lipoxigenasa. Arco. Dermatol. 139668 – 670 (2003). https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/12756111
  6. Melnik, B. Intervención dietética en el acné: atenuación del aumento de la señalización de mTORC1 promovida por la dieta occidental. Dermatoendocrinol. 420 – 32 (2012). https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/22870349
  7. Melnik, BC Vinculación de la dieta con la metabolómica del acné, la inflamación y la comedogénesis: una actualización. clin. cosmético Investigar Dermatol 8371 – 388 (2015). https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/26203267
  8. Grossi, E. et al. La constelación de factores dietéticos en el acné adolescente: un enfoque de mapa de conectividad semántica. J.Eur. Academia Dermatol. Venereol. 3096 – 100 (2016). https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/25438834
  9. Freeman, parlamentario et al. Ácidos grasos omega-3: base de evidencia para el tratamiento y la investigación futura en psiquiatría. J. Clin. Psiquiatría 671954 – 1967 (2006). https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/17194275
  10. James, MJ, Gibson, RA & Cleland, LG Ácidos grasos poliinsaturados dietéticos y producción de mediadores inflamatorios. Soy. J. Clin. Nutrición 71343S – 348S (2000). https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/10617994
  11. Desbois, AP en Microbiología Marina 351 – 367 (Wiley-VCH Verlag GmbH & Co. KGaA, 2013). https://books.google.com/books?id=bdNVDwAAQBAJ&pg=PA112&lpg=PA112&dq=Desbois,+A.+P.+in+Marine+Microbiology+351+-+367+(Wiley-VCH+Verlag+GmbH+% 26+Co.+KGaA,+2013).&source=bl&ots=MbQWoXqGjH&sig=ACfU3U1ohzfochJ_4M3xcQlSrMB19C0x_Q&hl=en&sa=X&ved=2ahUKEwjzmeaA3b3lAhVGPawKHSi7AbAQ6AEwAHoECAkQAQ#v=onepage&q=Desbois%2C AP in Marine Microbiology 351 – 367 (Wiley-VCH Verlag GmbH %26 Co. KGaA %2C 2013).&f=falso
  12. Desbois, AP & Lawlor, KC Actividad antibacteriana de ácidos grasos poliinsaturados de cadena larga contra Propionibacterium acnes y Staphylococcus aureus. Mar. Drogas. 114544 – 4557 (2013). https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/24232668
  13. Jung, JY et al. Efecto de la suplementación dietética con ácidos grasos omega-3 y ácido gamma-linolénico sobre el acné vulgar: un ensayo controlado aleatorizado, doble ciego. Acta Derm. Venereol. 94521 – 525 (2014). https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/24553997
  14. Rubin, MG, Kim, K. & Logan, AC Acné vulgar, salud mental y ácidos grasos omega-3: Informe de casos. Lípidos Salud Dis. 736 (2008). https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/18851733

Zinc

  1. Suplementos, O. o. D. Zinc – Hoja informativa para profesionales de la salud, https://ods.od.nih.gov/factsheets/Zinc-HealthProfessional/.
  2. Brandt, S. Los efectos clínicos del zinc como agente tópico u oral sobre la respuesta clínica y los mecanismos fisiopatológicos del acné: una revisión sistemática de la literatura. J. Drogas Dermatol. 12542 – 545 (2013). https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/23652948
  3. King, JC, Shames, DM & Woodhouse, LR Homeostasis del zinc en humanos. J. Nutr. 1301360S – 1366S (2000). https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/10801944
  4. Dreno, B., Amblard, P., Agache, P., Sirot, S. & Litoux, P. Dosis bajas de gluconato de zinc para el acné inflamatorio. Acta Derm. Venereol. 69541 – 543 (1989). https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/2575335
  5. Dreno, B., Trossaert, M., Boiteau, HL y Litoux, P. Efectos de las sales de zinc sobre la concentración de zinc de granulocitos y la quimiotaxis en pacientes con acné. Acta Derm. Venereol. 72250 – 252 (1992). https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/1357876
  6. Dreno, B. et al. Ensayo clínico controlado, doble ciego, comparativo, aleatorizado, multicéntrico, de la seguridad y eficacia del gluconato de zinc frente al clorhidrato de minociclina en el tratamiento del acné vulgar inflamatorio. Dermatología 203135 – 140 (2001). https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/11586012
  7. Meynadier, J. Estudio de eficacia y seguridad de dos regímenes de gluconato de zinc en el tratamiento del acné inflamatorio. EUR. J. Dermatol. 10269 – 273 (2000). https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/10846252
  8. Rostami Mogaddam, M., Safavi Ardabili, N., Maleki, N. & Soflaee, M. Correlación entre la gravedad y el tipo de lesiones de acné con niveles séricos de zinc en pacientes con acné vulgar. BioMed. Res. En t. 2014474108 (2014). https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/25157359
  9. Bibi Nitzan, Y. & Cohen, AD Zinc en patología y cuidado de la piel. J. Dermatol. Tratar. 17205 – 210 (2006). https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/16971312
  10. Bowe, WP, Joshi, SS & Shalita, AR Dieta y acné. Mermelada. Academia Dermatol. 63124 – 141 (2010). https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/20338665
  11. Amer, M., Bahgat, MR, Tosson, Z., Abdel Mowla, MY y Amer, K. Serum zinc in acne vulgaris. En t. J. Dermatol. 21481 – 484 (1982). https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/6217164
  12. Michaelsson, G., Vahlquist, A. & Juhlin, L. Serum zinc and retinol-binding proteína en el acné. Hermano J. Dermatol. 96283 – 286 (1977). https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/139912
  13. Bae, YS, Hill, ND, Bibi, Y., Dreiher, J. & Cohen, AD Usos innovadores del zinc en dermatología. Dermatol. clin. 28587 – 597 (2010). https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/20510767
  14. Jason, F. et al. Distintas cepas de Propionibacterium acnes modulan de forma diferente la inmunidad innata cutánea. Exp. Dermatol. 22587 – 592 (2013). https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/23947673
  15. Poiraud, C. et al. El gluconato de zinc es un agonista del receptor alfa activado por el proliferador de peroxisomas en la epidermis. Exp. Dermatol. 21347 – 351 (2012). https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/18249437
  16. Dreno, B. et al. Efecto del gluconato de zinc sobre la resistencia de propionibacterium acnes a la eritromicina en pacientes con acné inflamatorio: estudio in vitro e in vivo. EUR. J. Dermatol. 15152 – 155 (2005). https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/15908296
  17. Isard, O. et al. Propionibacterium acnes activa el sistema IGF-1/IGF-1R en la epidermis e induce la proliferación de queratinocitos. J. invertir. Dermatol. 13159 – 66 (2011). https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/20927124

Yodo

  1. Danby, FW Acné y yodo: respuesta. Mermelada. Academia Dermatol. 56164 – 165 (2007). https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/17190637
  2. Harrell, BL & Rudolph, AH Carta: Dieta de algas marinas: una causa de erupción acneiforme. Arco. Dermatol. 112560 (1976). https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/131519
  3. Rasmussen, JE Dieta y acné. En t. J. Dermatol. dieciséis488 – 492 (1977). https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/142748
  4. Hesseler, MJ, Clark, MR, Zacur, JL, Rizzo, JM & Hristov, AC Una erupción acneiforme secundaria a yododermia. Representante de caso JAAD 4468-470 (2018). https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/29984285/
  5. Jackson, R. Enfermedades no bacterianas que forman pus de la piel. Pueden. Medicina. Asoc. j 111801, 804 – 806 (1974). https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC1947911/
  6. Hitch, JM & Greenburg, BG Acné adolescente y yodo dietético. Arco. Dermatol. 84898 – 911 (1961). https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/13907780

Antioxidantes

  1. El-Akawi, Z., Abdel-Latif, N. & Abdul-Razzak, K. ¿El nivel plasmático de vitaminas A y E afecta la condición del acné? clin. Exp. Dermatol. 31430 – 434 (2006). https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/16681594
  2. Michaelsson, G. Disminución de la concentración de selenio en sangre total y plasma en el acné vulgar. Acta Derm. Venereol. 7092 (1990). https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/1967890
  3. Ozuguz, P. et al. Evaluación de los niveles séricos de vitaminas A y E y zinc según la gravedad del acné vulgar. Cután. Ocul. Toxicol. 3399 – 102 (2014). https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/23826827

La tripa

  1. Lee, YB, Byun, EJ & Kim, HS Papel potencial del microbioma en el acné: una revisión exhaustiva. J. Clin. Medicina. 8987 (2019). https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC6678709/
  2. Bowe, WP & Logan, AC Acné vulgar, probióticos y el eje intestino-cerebro-piel: ¿regreso al futuro? Intestino. Pato. 31 (2011). https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/21281494
  3. Philippe, D., Blum, S. y Benyacoub, J. Oral Lactobacillus paracasei mejora la recuperación de la función de barrera de la piel y reduce la inflamación local de la piel. EUR. J. Dermatol. 21279 – 280 (2011). https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/21489918
  4. Jung, GW, Tse, JE, Guiha, I. & Rao, J. Ensayo prospectivo, aleatorizado y abierto que compara la seguridad, la eficacia y la tolerabilidad de un régimen de tratamiento del acné con y sin un suplemento probiótico y minociclina en sujetos con Acné moderado. J. Cután. Medicina. Cirugía 17114 – 122 (2013). https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/23582165
  5. Baquerizo Nole, KL, Yim, E. & Keri, JE Probióticos y prebióticos en dermatología. Mermelada. Academia Dermatol. 71814 – 821 (2014). https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/24906613

Source by [author_name]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *