¿Cuál es la diferencia entre el acné inflamado y no inflamado?

¿Cuál es la diferencia entre el acné inflamado y no inflamado?

El acné inflamado se refiere al acné que está rojo y dolorido, mientras que el acné no inflamado se refiere al acné que no lo está.

La información esencial

Si bien todo el acné está «inflamado» en un nivel microscópico, aún es conveniente usar el término no inflamado acné para referirse a los puntos blancos y negros, que son lesiones de acné que aparecen como puntos blancos o negros en la piel que no están rojos ni doloridos, y para usar el término enconado Acné para referirse a pápulas y pústulas rojas y dolorosas, lo que la gente generalmente conoce como “espinillas”.

La ciencia

Históricamente, el acné se definía como no inflamado acné o enconado acné.

  • No inflamado: Los puntos blancos y negros se consideraron lesiones de acné no inflamadas.
  • Enconado: Si los puntos blancos o los puntos negros se rompen, lo que da como resultado una lesión de acné visiblemente roja e hinchada, los médicos y dermatólogos se refieren a ellos como lesiones de acné inflamadas.

Sin embargo, en los últimos años, hemos aprendido más sobre cómo se forma el acné. Ahora sabemos que la inflamación es fundamental para toda la formación del acné y, de hecho, es el primer evento en la formación del acné. En otras palabras, todas las lesiones de acné son, esencialmente, inflamatorias.

Aún así, la comunidad dermatológica continúa usando estos términos porque es útil para diferenciar entre las espinillas que no están rojas y duelen y las que están rojas y duelen.

Las lesiones de acné comienzan como lesiones no inflamadas y pueden inflamarse

Acné no inflamado

Todas las lesiones de acné comienzan como un poro obstruido en la piel, que en realidad es un pequeño folículo piloso con glándulas sebáceas adheridas a él.

Cuando un poro se obstruye por primera vez, el aceite de la piel, que normalmente drena a la superficie, ahora queda atrapado. Esto hace que el poro se expanda y se vuelva visible. Una vez que es visible, se denomina comedón, específicamente punto blanco o punto negro, que son ambos no inflamado lesiones, sin mostrar enrojecimiento ni dolor.1

Algunos puntos blancos y puntos negros simplemente sanan y desaparecen. Sin embargo, otros se hinchan tanto que revientan y se vuelven enconado. Cuando un punto blanco o un punto negro estalla por primera vez, se convierte en una lesión roja y dolorosa llamada pápula. Una pápula a menudo se llena de pus y luego se llama pústula.

Si un punto blanco o un punto negro revienta severamente en lo profundo de la piel, también se pueden formar lesiones más grandes, más severas y dolorosas, llamadas nódulos o quistes.2

Lesiones de acné inflamadas

Si bien podemos diferenciar las lesiones del acné en lesiones no inflamadas o inflamadas, el proceso de formación del acné es complejo y consiste en una «red enredada de cuatro eventos centrales».2 Estos eventos principales incluyen:

Los científicos no entienden completamente la secuencia exacta de estos eventos y cómo interactúan estos cuatro factores.1 Sin embargo, la importancia central de la inflamación en todas las lesiones de acné, incluso en las denominadas lesiones “no inflamadas”, se está aceptando rápidamente como un hecho médico. Los científicos han encontrado evidencia de inflamación que ya está ocurriendo en lesiones de acné que acaban de aparecer en la piel en las últimas horas. Además, los investigadores han observado lesiones inflamadas que aparecen «de la nada» en una piel de aspecto saludable en lugar de desarrollarse a partir de lesiones no inflamadas existentes, lo que nuevamente sugiere que la inflamación puede ser el primer paso. Un creciente cuerpo de evidencia también muestra que los medicamentos antiinflamatorios y los remedios herbales con propiedades antiinflamatorias pueden ayudar con el acné.3-6

Acné inflamado versus acné no inflamado

Mirando más profundamente en el papel de la inflamación en las lesiones de acné

Aunque no hay enrojecimiento ni irritación visibles asociados con la formación temprana de comedones, la investigación muestra que la inflamación a nivel microscópico está presente durante todas las etapas de la formación del acné. De hecho, los científicos ahora consideran que el acné es una enfermedad inflamatoria crónica. La clasifican como una enfermedad crónica porque dura varios años, con patrones de recaída y remisión, y la consideran una enfermedad inflamatoria porque los datos muestran que es causada principalmente por la inflamación.1,2

La investigación ha demostrado que todos los poros obstruidos son provocados por moléculas inflamatorias, especialmente por una molécula inflamatoria específica llamada interleucina-1 (IL-1). La interleucina-1 aumenta la producción de células de la piel en el cuerpo, lo que a su vez puede obstruir los poros.

Revista Dermatología

El acné es un trastorno de la piel común en adolescentes y adultos caucásicos. De acuerdo a cutisuna revista clínica para dermatólogos, “Durante las visitas de pacientes blancos, el… más común [diagnosis] grabado [was] acné.»1

La inflamación no solo desencadena la obstrucción de los poros, sino que también puede empeorar el acné existente. Una vez que revienta un comedón, el sebo, las células de la piel y las bacterias que estaban en el comedón entran en contacto con la piel circundante y activan el sistema inmunológico del cuerpo. El cuerpo ve el contenido del comedón como invasores dañinos y trata de luchar contra la invasión reclutando células inmunitarias. Estas células impulsan una ola de inflamación que causa el enrojecimiento visible y el dolor asociado con una pápula, pústula, nódulo y/o quiste.2 Esta ola secundaria de inflamación también puede contribuir a hiperpigmentación (manchas oscuras/rojas) o cicatrices.8 Referencias

  1. Williams, HC, Dellavalle, RP y Garner, S. Acne vulgaris. Lanceta 379361 – 372 (2012). https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/21880356
  2. Tuchayí, SM et al. Acné común. Nat. Dis. rev. imprimaciones. 115029 (2015). https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/27189872
  3. Tanghetti, EA El papel de la inflamación en la patología del acné. J. Clin. esteta Dermatol. 627-35 (2013). https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3780801/
  4. Kim, M., Yin, J., Hwang, IH y col. Efectos contra el acné vulgar de la pedunculagina de las hojas de Quercus mongolica por la actividad antiinflamatoria y la inhibición de la 5α-reductasa. Moléculas 25E2154 (2020). https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/32380665
  5. Nguyen, AT & Kim, KY Inhibición de citocinas proinflamatorias en Cutibacterium acnesInflamación inducida en células HaCaT mediante el uso de Buddleja davidii extracto acuoso. En t. J. Inflam. 20208063289 (2020). https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/32373312
  6. Yang, G., Lee, SJ, Kang, HC et al. Reutilización de la auranofina, un compuesto de oro antirreumático, para tratar el acné vulgar al atacar el inflamasoma NLRP3. Biomol. El r. (Seúl) 28437-442. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/32319265
  7. Saurat, J. Objetivos estratégicos en el acné: el cambio de comedones en cuestión. Dermatología 231105 – 111 (2015). https://www.karger.com/Article/Fulltext/382031
  8. Dreno, B. et al. Comprender la inmunidad innata y la inflamación en el acné: implicaciones para el manejo. J.Eur. Academia Dermatol. Venereol. 293 – 11 (2015).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *