El papel de las bacterias buenas en el intestino

Las bacterias buenas nos mantienen saludables y tomar antibióticos mata las bacterias buenas

La información esencial

Trillones de bacterias viven pacíficamente en nuestros cuerpos y nos ayudan a mantenernos saludables. Entre otras funciones, estas buenas bacterias ayudan a digerir nuestros alimentos y ayudan a nuestro sistema inmunológico a reconocer y combatir las bacterias dañinas.

A pesar de su poca eficacia, a veces se prescriben antibióticos orales para el acné. Cuando los antibióticos orales alteran el equilibrio de bacterias en el cuerpo, pueden ocurrir efectos secundarios como náuseas y diarrea. Además, cuando los antibióticos matan a las bacterias buenas, esto causa muchos otros problemas, incluido el crecimiento excesivo de bacterias dañinas que pueden causar enfermedades y la resistencia a los antibióticos.

Sea su propio defensor: Si su médico le receta un antibiótico oral para su acné, no lo acepte simplemente. Asegúrese de preguntar acerca de las alternativas.

La ciencia

A pesar de la disminución de la popularidad entre los médicos y las personas que padecen acné debido a su eficacia incompleta, la capacidad de proporcionar solo un alivio temporal y los efectos secundarios preocupantes, los antibióticos orales siguen siendo un tratamiento común para el acné.

Una de las formas en que los antibióticos causan más daño es a través de su capacidad para matar las bacterias buenas y alterar el equilibrio de las bacterias en el tracto gastrointestinal. Dado que las bacterias buenas realizan funciones importantes, el desequilibrio resultante provoca problemas de salud.

Antibióticos orales y acné

Los médicos a veces prescriben antibióticos orales para el acné severo, el acné troncal (acné en el pecho y la espalda) y el acné moderado que no responde a los medicamentos tópicos (aplicados en la piel).

Los antibióticos orales más comúnmente prescritos para el acné son:

  • doxiciclina
  • tetraciclina
  • minociclina
  • Eritromicina
  • Trimetoprim-sulfametoxazol (TMP-SMX)
  • amoxicilina
  • Azitromicina1,2,5

Los antibióticos orales pueden ayudar a mejorar el acné al:

  1. Matar y prevenir el crecimiento de bacterias del acné (C. acnes)
  2. Reducir la inflamación1,2

Cualquier antibiótico oral debe usarse junto con otros tratamientos tópicos porque tienen una eficacia limitada por sí mismos, y los tratamientos tópicos pueden ayudar a reducir la posibilidad de que las bacterias se vuelvan resistentes al antibiótico.1-4

Efectos secundarios comunes de los antibióticos orales para el acné

Inconvenientes de los antibióticos orales

Debido a que los antibióticos orales matan no solo las bacterias malas sino también las bacterias buenas, causan una variedad de efectos secundarios, que incluyen malestar gastrointestinal como náuseas y diarrea. También pueden reducir la capacidad del cuerpo para absorber vitaminas y medicamentos, aumentar la vulnerabilidad a las infecciones y permitir un crecimiento excesivo de bacterias dañinas.

Amplíe para obtener más información sobre los efectos secundarios comunes de los antibióticos orales
Efectos secundarios de los antibióticos orales

Los antibióticos orales son particularmente conocidos por su capacidad para producir diarrea incómoda:

Revisión anual de microbiología

Según un artículo de 2014 en Revisión anual de microbiología, “Quizás uno de los efectos secundarios más comunes observados inmediatamente después de la administración de antibióticos fue la diarrea asociada a los antibióticos”.3

Los antibióticos orales recetados con más frecuencia para el acné, todos los cuales matan las bacterias buenas en el intestino (intestinos), se llaman antibióticos de tetraciclina (doxiciclina, tetraciclina y minociclina). Sus efectos secundarios más comunes son:

Los antibióticos de tetraciclina son lo que se denominan «antibióticos de amplio espectro», lo que significa que matan una gran variedad de bacterias, tanto buenas como malas. Analicemos esto y veamos los principales efectos secundarios de cada uno de los antibióticos de tetraciclina:

  • doxiciclina es el antibiótico oral más recetado para el acné en los Estados Unidos. Provoca problemas gastrointestinales como náuseas y diarrea en el 20% al 30% de los pacientes y fotosensibilidad en aproximadamente el 6% de los pacientes.
  • tetraciclina causa problemas gastrointestinales hasta en el 50% de los pacientes y reacciones cutáneas hasta en el 30% de los pacientes. La tetraciclina también puede causar una infección fúngica vaginal llamada candidiasis vaginal en algunas mujeres.
  • minociclina provoca los mismos efectos secundarios que las otras dos tetraciclinas, pero además puede causar efectos secundarios graves como: mareos, hasta en el 67% de los pacientes; decoloración de la piel de color gris azulado, hasta en el 3% de los pacientes; y, en raras ocasiones, lupus inducido por fármacos (una enfermedad inflamatoria crónica).5

Algunos de estos efectos secundarios son causados ​​por las propiedades de los mismos antibióticos. Los efectos secundarios gastrointestinales, sin embargo, son el resultado de la forma en que los antibióticos orales cambian el equilibrio de bacterias en el tracto gastrointestinal.

La mayoría de los antibióticos orales no solo matan las bacterias específicas a las que se dirigen los médicos; en cambio, matan todas las bacterias en su camino. Esto provoca un desequilibrio en los tipos de bacterias en el tracto gastrointestinal y puede provocar síntomas como calambres, hinchazón y diarrea.4

Enfermedades asociadas con los antibióticos orales

El desequilibrio de bacterias buenas causado por los antibióticos puede causar problemas de salud a largo plazo. De hecho, la investigación ha demostrado una asociación entre dicho desequilibrio y enfermedades crónicas que afectan al sistema inmunitario, como la artritis reumatoide, la enfermedad inflamatoria intestinal, la diabetes, las reacciones alérgicas y la obesidad. Las bacterias dañinas en el intestino pueden influir en estas enfermedades porque las bacterias interactúan con las células inmunitarias y pueden hacer que el sistema inmunitario reaccione de forma exagerada a cosas a las que normalmente no reaccionaría. Estas reacciones pueden propagarse a través del torrente sanguíneo por todo el cuerpo y causar enfermedades.3

Un artículo de 2014 en Revisión anual de microbiología subraya el punto de que se necesitan bacterias buenas para prevenir enfermedades:

Revisión anual de microbiología

“Una característica común de las enfermedades vinculadas a microbios [imbalance] es una reducción significativa en la diversidad bacteriana”.3

Enfermedades asociadas a los antibióticos orales

¿Qué son las bacterias buenas y qué es el microbioma?

Los antibióticos matan tanto las bacterias buenas como las malas

Tomamos antibióticos para matar las bacterias que son dañinas. Sin embargo, no todas las bacterias son dañinas. De hecho, muchos billones de bacterias viven dentro y sobre nuestros cuerpos y juegan un papel importante para mantenernos saludables. Los científicos estiman que el cuerpo humano tiene 10 veces más células de bacterias que células humanas. La mayoría de estas especies viven en el tracto gastrointestinal, especialmente en el colon.3,5

Revista de microbiología

Según un artículo de 2010 en Microbiología, “Prácticamente todas las superficies del cuerpo humano expuestas al medio ambiente normalmente están habitadas por [microbes]. El intestino constituye un hábitat microbiano especialmente rico y diverso. Aproximadamente 800-1000 especies bacterianas diferentes y más de 7000 cepas diferentes habitan en el tracto gastrointestinal”.4

Las bacterias que viven en el cuerpo humano interactúan entre sí y con nuestras células. Las bacterias buenas brindan protección contra especies bacterianas dañinas, ayudan al sistema inmunitario a reconocer qué bacterias son dañinas y brindan muchas otras funciones que nos mantienen saludables. Los científicos llaman simbiótica a la relación entre las bacterias buenas y los humanos, lo que significa que la relación beneficia tanto a las bacterias como a los humanos.3,4,6

El papel de las bacterias intestinales buenas en el intestino

Las bacterias que viven en el intestino en particular ayudan a digerir los alimentos, producen vitaminas y mantienen los intestinos sanos. Además, las bacterias intestinales en un feto en desarrollo son necesarias para que desarrolle un tracto gastrointestinal normal y saludable. Las bacterias intestinales ayudan a los intestinos en desarrollo a formar el suministro de sangre, el sistema inmunitario y la barrera intestinal. La barrera intestinal es una capa protectora de células que permite que la pared intestinal absorba los nutrientes de los alimentos y al mismo tiempo mantiene fuera a las bacterias dañinas. Debido a que el intestino siempre está procesando los alimentos que comemos, la capa protectora de células debe renovarse constantemente para mantener intacta la barrera. Normalmente, la barrera se puede renovar por completo en una semana, pero sin bacterias buenas, se tarda el doble. En otro ejemplo de cuán importantes son estas bacterias, los estudios han demostrado que los intestinos se desarrollan de manera anormal en ratones que no tienen bacterias en sus intestinos. Como podemos ver, las bacterias buenas son esenciales para la salud función intestinal.4,7

Los científicos se refieren a la colección de microbios que vive en nosotros como el microbiotay a todo el ecosistema de la microbiota, que incluye a los microbios, sus genes y el entorno en el que viven, como microbioma. El estudio del microbioma es un área de investigación en curso, y todavía hay mucho que no sabemos al respecto. Por ejemplo, los científicos no saben exactamente qué especies o combinaciones de especies son necesarias para un microbioma saludable.3,6

Las bacterias buenas pueden desempeñar un papel en la salud de la piel

Sorprendentemente, las bacterias buenas que viven en el intestino también pueden desempeñar un papel importante en la salud de la piel. Durante el siglo pasado, los científicos han estado desarrollando una teoría sobre el llamado eje intestino-cerebro-piel. La idea es que estas tres partes del cuerpo están vinculadas y un desequilibrio en las bacterias que viven en el intestino puede tener efectos negativos en la salud de la piel.

Los estudios muestran que las personas con acné tienen menos tipos diferentes de bacterias intestinales en comparación con las personas sin acné, por lo que los científicos especulan que tener menos variedad de bacterias buenas en el intestino puede hacer que una persona sea más vulnerable a desarrollar acné.8

En cuanto al papel que juega el cerebro en esta teoría, los investigadores especulan que el estrés psicológico puede cambiar la actividad de las bacterias intestinales, provocando que desencadenen una inflamación que puede empeorar el acné. Los científicos se preguntan si esto podría explicar por qué el estrés a veces va de la mano con los brotes de acné.8

Revista de Medicina Clínica

Según un artículo de 2019 en el Revista de Medicina Clínica, “Hasta hace poco, se pensaba que la dieta y el estrés psicológico tenían poca relevancia para el [development] de acné Sin embargo, con el entendimiento de que existe el eje cerebro-intestino-piel, ahora está claro que los microbios intestinales tienen efectos significativos sobre el acné”.8

Tratar el acné con antibióticos podría empeorar el acné a largo plazo

Teniendo en cuenta que un desequilibrio en las bacterias intestinales puede contribuir al acné, tratar el acné con antibióticos puede tener ventajas y desventajas:

  • Pro: Por un lado, los antibióticos pueden proporcionar una mejora a corto plazo al matar las bacterias dañinas en la piel.
  • Estafa: Por otro lado, los antibióticos pueden causar más problemas en la piel a largo plazo al alterar el equilibrio de las bacterias buenas en el intestino.

¿Qué puede salir mal cuando los antibióticos matan a las bacterias buenas?

Debido a que los antibióticos orales matan las bacterias indiscriminadamente, cambian el equilibrio de las bacterias en el intestino, lo que puede generar problemas, incluidos los muchos efectos secundarios asociados con los antibióticos, en particular, malestar gastrointestinal.

El impacto de los antibióticos en el microbioma depende del antibiótico utilizado. Los factores que afectan cuán dañino es un antibiótico para el microbioma incluyen:

  • La variedad de especies que mata: Muchos antibióticos orales, incluidas las tetraciclinas, son antibióticos de amplio espectro, lo que significa que matan una amplia variedad de especies bacterianas.
  • La dosis y la duración del tratamiento: Tomar antibióticos en dosis más altas o durante un período de tiempo más prolongado aumenta la probabilidad de que dañen el microbioma. Los antibióticos para el acné normalmente se toman durante 3 meses o más, lo cual es mucho tiempo.
  • La forma en que el cuerpo procesa el antibiótico: Los antibióticos que tardan más en absorberse permanecen dentro de los intestinos y matarán más bacterias dentro de los intestinos.4,7

La pérdida de la resistencia a la colonización

Colitis (Inflamación del Colon)

Desde la década de 1950, se ha ido acumulando evidencia de que cuando los antibióticos matan las bacterias buenas y cambian el equilibrio del microbioma, esto puede provocar infecciones por algo llamado «patógenos oportunistas». Los patógenos oportunistas son microbios que normalmente viven en el cuerpo sin causar problemas pero que se aprovechan de un desequilibrio en el microbioma para causar una infección. Los antibióticos dan a los patógenos oportunistas la oportunidad de causar daño. Normalmente, las bacterias buenas previenen el crecimiento de bacterias dañinas. Esta estrategia de prevención se llama resistencia a la colonización, lo que significa que las bacterias buenas evitan que las bacterias dañinas se establezcan en el intestino. Cuando los antibióticos matan las bacterias buenas, las bacterias dañinas pueden crecer y causar enfermedades. Por ejemplo, los antibióticos como la clindamicina oral pueden provocar un crecimiento excesivo de C. difficileuna cepa de bacteria responsable de problemas gastrointestinales como diarrea y colitis (inflamación del colon). C. difficile puede causar diarrea grave y potencialmente mortal.3,9

Propagación de bacterias resistentes

Resistencia a antibióticos en bacterias

Cuando toma un antibiótico, algunas bacterias dañinas se vuelven resistentes al antibiótico y sobreviven. Dado que la mayoría de los antibióticos matan muchas bacterias buenas, las bacterias dañinas resistentes tienen la oportunidad de crecer y multiplicarse. Cuando deja de tomar el antibiótico, las bacterias buenas ya no pueden contener las bacterias dañinas resistentes, y las bacterias resistentes se asientan en el intestino y pueden vivir allí durante muchos años. Si estas bacterias luego causan una infección, será imposible matarlas con el mismo antibiótico porque ahora son resistentes al antibiótico. A menudo, estas bacterias se vuelven resistentes a múltiples antibióticos. La resistencia a los antibióticos es una amenaza muy grave para la salud humana porque llegará un momento en que muchas bacterias diferentes serán resistentes a todos los antibióticos y no podremos tratar las infecciones bacterianas. Cuando esto sucede, las infecciones de rutina, como la faringitis estreptocócica que ahora tratamos con antibióticos, serán intratables y pueden provocar la muerte.4

La línea de fondo

Los antibióticos orales pueden ser, literalmente, salvavidas cuando son absolutamente necesarios para curar una enfermedad. Sin embargo, especialmente cuando se toman durante largos períodos de tiempo, como ocurre a menudo en pacientes con acné, pueden volverse dañinos. Si su médico le receta antibióticos para su acné, pregúntele si hay otras opciones que podrían ayudar que sean tan efectivas con menos efectos secundarios.

Referencias
  1. Costa, CS & Bagatin, E. Evidencia sobre la terapia del acné. San Pablo Med. j 18193 – 197 (2013). https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/23903269
  2. Oudenhoven, MD, Kinney, MA, McShane, DB, Burkhart, CN y Morrell, DS Efectos adversos de los medicamentos para el acné: reconocimiento y manejo. Soy. J. Clin. Dermatol. dieciséis231 – 242 (2015). https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/25896771
  3. Keeney, KM, Yurist-Doutsch, S., Arrieta, M.-C. & Finlay, BB Efectos de los antibióticos en la microbiota humana y la enfermedad posterior. año Rev. Microbiol. 68217 – 235 (2014). https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/24995874
  4. Jernberg, C., Löfmark, S., Edlund, C. & Jansson, JK Impactos a largo plazo de la exposición a antibióticos en la microbiota intestinal humana. Microbiología 1563216 – 3223 (2010). https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/20705661
  5. Tripathi, S. V, Gustafson, CJ, Huang, KE & Feldman, SR Efectos secundarios de los tratamientos comunes para el acné. Opinión de experto. Seguro de drogas 1239 – 51 (2013). https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/23163336
  6. Findley, K. & Grice, EA El microbioma de la piel: un enfoque sobre los patógenos y su asociación con las enfermedades de la piel. Patog de PLoS. 1010 – 12 (2014). https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4231143/
  7. Moens, E. & Veldhoen, M. Biología de la barrera epitelial: las buenas cercas hacen buenos vecinos. Inmunología 1351 – 8 (2012). https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/22044254
  8. Lee, YB, Byun, EJ & Kim, HS Papel potencial del microbioma en el acné: una revisión exhaustiva. J. Clin. Medicina. 8987 (2019). https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC6678709/
  9. Bäumler, AJ & Sperandio, V. Interacciones entre la microbiota y las bacterias patógenas en el intestino. Naturaleza 53585 – 93 (2016). https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/27383983

Source by [author_name]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *