Piel sensible: qué es y qué puedes hacer al respecto

Piel sensible: qué es y qué puedes hacer al respecto

La piel sensible se define por ardor, picazón e irritación de la piel en respuesta a productos para el cuidado de la piel/cosméticos o condiciones ambientales. Lo mejor que puede hacer es conocer sus factores desencadenantes y evitarlos.

La información esencial

La piel sensible no tiene una definición médica oficial, pero generalmente se acepta que una persona tiene piel sensible si entra en contacto con ciertos productos/cosméticos para el cuidado de la piel o condiciones como el viento, el frío y la contaminación, y la piel reacciona con:

  • Picor
  • Incendio
  • Escozor
  • Opresión
  • Enrojecimiento

Más del 50% de las personas informan tener piel sensible, que es un porcentaje sorprendentemente alto. Sin embargo, debido a que la mayoría de los síntomas son subjetivos e imposibles de medir, algunos médicos consideran que la piel sensible está sobrediagnosticada o incluso es un mito.

Los factores biológicos que pueden contribuir a la piel sensible incluyen:

  • Una barrera cutánea debilitada (capa superior de la piel)
  • Inflamación anormal en la piel.
  • Una respuesta nerviosa exagerada

Las cosas que pueden hacer que la piel sensible sea más probable incluyen:

  • Género femenino: solo un poco
  • Edad joven: la respuesta a los irritantes disminuye con la edad.
  • Piel blanca
  • Antecedentes asiáticos: la investigación es contradictoria, pero algunos estudios muestran esto
  • Clima frío o húmedo
  • Alergias en la piel: las personas con alergias en la piel tienen más probabilidades de tener piel sensible

La piel sensible se presenta en el cuerpo, en orden de más común a menos común:

  1. Cara
  2. Manos
  3. Cuero cabelludo
  4. Pies
  5. Cuello
  6. Torso
  7. atrás

Si cree que su piel es sensible, visite a un dermatólogo para descartar afecciones subyacentes como rosácea o dermatitis atópica (eccema). Luego, use prueba y error para saber qué productos o ingredientes le provocan sensibilidad y evítelos en el futuro. Tenga en cuenta que la etiqueta «para pieles sensibles» en los productos cosméticos puede ser solo una estrategia de marketing.

La ciencia

Hoy en día, muchos productos para el cuidado de la piel y cosméticos en el mercado llevan la etiqueta «para pieles sensibles». Muchas personas también informan que su piel es sensible. Pero, ¿qué es exactamente la piel sensible y cómo saber si la tienes?

Productos etiquetados para pieles sensibles

El hecho es que no existe una definición exacta de lo que significa tener una piel sensible. La razón por la cual la piel sensible es tan difícil de definir es que a menudo no tiene signos externos visibles y se basa en los informes de las propias personas.

Debido a que no hay características obvias para medir o probar, los científicos tienen problemas para realizar estudios confiables de la piel sensible. Por esta razón, algunos médicos consideran que la piel sensible está sobrediagnosticada, y algunos piensan que incluso puede ser un mito.

Para aumentar la controversia, muchos fabricantes etiquetan los productos como «para pieles sensibles» como un truco de marketing. La amplia gama de productos para pieles sensibles hace que más consumidores crean que poseen una piel sensible, lo que a su vez lleva a los médicos a considerar el término con aún más escepticismo.

Aún así, la mayoría de los dermatólogos creen que la piel sensible es una condición real. Se presenta como picazón, ardor u hormigueo después de la aplicación de productos cosméticos en la piel o después de la exposición de la piel a una variedad de irritantes ambientales.

Un artículo de 2010 en la revista médica. Dermatitis de contacto lo define de esta manera:

Dermatitis de contacto

“La piel sensible se define por la aparición de una sensación de picor, ardor u hormigueo debido a la luz ultravioleta (UV), el calor, el frío, el viento, el estrés, el jabón, el agua, la contaminación, el estrés o [internal] hormonas, a menudo con el uso frecuente o prolongado de productos cotidianos, como cosméticos o artículos de tocador”.1

En un artículo más reciente publicado en la revista Acta Dermato-Venereologicael Foro Internacional para el Estudio de la Picazón definió la piel sensible de la siguiente manera:

Acta Dermato-Venereologica

“Un síndrome definido por la aparición de sensaciones desagradables (escozor, ardor, dolor, [itching], y hormigueo) en respuesta a estímulos que normalmente no deberían provocar tales sensaciones. Estas sensaciones desagradables no pueden explicarse por lesiones atribuibles a ninguna enfermedad de la piel. La piel puede tener un aspecto normal o estar acompañada de [redness]. La piel sensible puede afectar a todas las partes del cuerpo, especialmente al rostro”.2

Definición de piel sensible según la dermatitis de contacto

Veamos los síntomas que debe experimentar para considerar que su piel es sensible.

Síntomas de la piel sensible

Las personas con piel sensible informan que experimentan múltiples síntomas, que incluyen:

  • Picor
  • Incendio
  • Escozor
  • Tirantez de la piel
  • enrojecimiento de la piel1

Como puede ver, la mayoría de los síntomas de la piel sensible son subjetivos, lo que significa que no se pueden medir directamente, sino que solo los describe el paciente.

Por qué la etiqueta del producto «Para pieles sensibles» no significa mucho

Diferentes personas dan estimaciones subjetivas muy diferentes de cuán irritante es una sustancia determinada para su piel, y esto hace que sea difícil determinar qué ingredientes son adecuados para pieles sensibles. Como resultado, la etiqueta «para piel sensible» en los productos cosméticos/para el cuidado de la piel no se basa necesariamente en ciencia sólida y, en cambio, a menudo es solo una estrategia de marketing. De hecho, la mayoría de los productos y cosméticos para el cuidado de la piel, ya sea que estén etiquetados como «para pieles sensibles» o no, no contienen ingredientes conocidos que causen picazón, ardor, escozor, tirantez o enrojecimiento. Después de todo, si un producto contiene ingredientes que se sabe que causan molestias, ¡los consumidores aprenderán a evitarlo con bastante rapidez!

Qué hacer si tienes la piel sensible

Desafortunadamente, no existe un tratamiento conocido para la piel sensible. Aquí hay algunas cosas que puede probar si cree que tiene la piel sensible:

  • Consulte a un dermatólogo para descartar otras afecciones de la piel: Los síntomas de la piel sensible también pueden ocurrir como resultado de afecciones de la piel como la rosácea o la dermatitis atópica (eczema). Consulte a un dermatólogo para descartar estas condiciones, que pueden requerir un tratamiento específico.
  • Hágase la prueba de irritantes: Su dermatólogo puede examinar su piel para ver cómo reacciona a los ingredientes cosméticos/para el cuidado de la piel potencialmente irritantes. Evitar esos ingredientes en el futuro es la mejor manera de prevenir los brotes de síntomas.
  • Hidratar: En algunos casos, la hidratación diaria de la piel puede proporcionar cierto alivio a la piel sensible. Esto se debe a que, como veremos a continuación, una posibilidad es que la piel sensible se deba a que la piel pierde demasiada agua. Sin embargo, dependiendo de la causa de la piel sensible, es posible que la hidratación no mejore necesariamente la condición.
  • Prueba los productos para pieles sensibles: Algunos productos cosméticos/para el cuidado de la piel etiquetados como «para pieles sensibles» en realidad están formulados cuidadosamente para ser suaves, pero tenga en cuenta que la etiqueta puede ser solo un truco de marketing. En otras palabras, confíe más en la reacción de su propia piel que en la etiqueta del producto.

¿Qué causa la piel sensible?

Los dermatólogos no saben exactamente qué causa la piel sensible, que es lo que hace que la afección sea tan difícil de tratar. Actualmente existen tres hipótesis (conjeturas informadas) sobre las causas de la piel sensible:

Características de la piel sensible
  1. Una barrera cutánea alterada: La barrera de la piel es la capa más externa de la piel, que protege la piel para que no se seque y también evita la entrada de sustancias químicas dañinas. Si los lípidos (aceites) que recubren la superficie de la piel y ayudan a formar la barrera cutánea se desequilibran, la barrera cutánea puede debilitarse. Con una barrera cutánea deteriorada, la piel pierde agua y la superficie de la piel se seca. Al mismo tiempo, una barrera cutánea más delgada permite que los productos químicos penetren en la piel más fácilmente, lo que aumenta la probabilidad de irritación. En otras palabras, las personas que tienen la piel sensible pueden simplemente tener una barrera cutánea deteriorada.
  2. Inflamación anormal en la piel: La inflamación es la reacción del cuerpo a una lesión o infección. Puede ser que en personas con piel sensible, sustancias relativamente inofensivas desencadenen una reacción inflamatoria anormal en la piel, provocando síntomas como picor, ardor y enrojecimiento. En otras palabras, las personas con piel sensible pueden tener una barrera cutánea saludable pero una respuesta inflamatoria hiperactiva.
  3. Respuesta nerviosa exagerada: La piel contiene terminaciones nerviosas que nos permiten sentir el tacto, el calor, el frío y el dolor. Puede ser que en pieles sensibles, estas terminaciones nerviosas estén hipersensibles, haciendo que las personas perciban con mayor intensidad una leve irritación. Por ejemplo, para una persona con terminaciones nerviosas hipersensibles, un ligero descenso en la temperatura de la piel puede hacer que la piel se congele.1,4

¿Qué tan común es la piel sensible?

La piel sensible parece ser muy común. Diferentes estudios estiman la incidencia de sensibilidad piel en un rango entre 50% y 90%.

El estudio más grande jamás realizado examinó a 15,000 personas en los EE. UU., Japón y Europa en 1992. Los investigadores encontraron que el 50 % de las mujeres y el 30 % de los hombres que participaron en el estudio reportaron piel sensible. Otros estudios en todo el mundo han presentado estimaciones diferentes, pero en promedio, encuentran que el 66 % de las mujeres y el 56 % de los hombres afirman tener piel sensible.1

Fronteras en Medicina

En un artículo de 2019 en la revista Fronteras en Medicina, los investigadores revisaron la evidencia recopilada durante las últimas dos décadas de más de 20 países diferentes. En línea con otras estimaciones, escribieron, “En general, ~60 a 70 % de las mujeres y 50 a 60 % de los hombres informan tener algún grado de piel sensible”.3

La piel sensible es muy común.
Estudios mundiales sobre la prevalencia de la piel sensible

Sin embargo, todos estos estudios se basan en los informes de las propias personas sobre su sensibilidad, lo que hace que los resultados sean inherentemente subjetivos.1,5 Cuando los investigadores aplican varios irritantes químicos a la piel de las personas y buscan signos objetivos de irritación de la piel, descubren que solo el 14% de las personas tienen piel sensible.1 Sin embargo, como comentamos, el hecho de que la piel sensible no sea visible externamente no significa necesariamente que los síntomas que reportan las personas no sean reales.

Además, la raza de una persona puede afectar cómo se manifiesta la piel sensible para él o ella. Por ejemplo, los caucásicos parecen desarrollar síntomas más visibles, como enrojecimiento e hinchazón, mientras que las personas de origen africano y asiático tienden a experimentar más síntomas sensoriales, como ardor y escozor.3

Entonces, ¿cuál es la probabilidad de que experimentes una piel sensible? Veamos quién es más propenso a esta condición.

¿Quién es más propenso a la piel sensible?

Los estudios han encontrado que los siguientes factores pueden aumentar sus posibilidades de sufrir piel sensible:

  • Genero femenino: En la mayoría de los estudios, más mujeres que hombres informan tener piel sensible. Esto puede deberse a que los desequilibrios hormonales pueden causar un aumento de la inflamación de la piel, lo que posiblemente provoque una piel sensible. Sin embargo, debido al mayor uso de cosméticos por parte de los hombres, cada vez más hombres informan que tienen la piel facial sensible.3
  • Edad temprana: Las personas más jóvenes tienen más probabilidades de tener piel sensible en comparación con las personas mayores de 55 años, porque la respuesta a los irritantes disminuye con la edad.
  • Piel blanca: Las personas con piel clara tienden a mostrar más sensibilidad a los irritantes químicos en comparación con las personas de piel más oscura.
  • Antecedentes asiáticos: En algunos estudios, las personas de origen asiático informan tener una piel sensible con más frecuencia que las personas de origen caucásico. Por otro lado, dos grandes estudios no encontraron diferencias raciales en la sensibilidad, y un estudio en realidad encontró que las personas en China tenían menos probabilidades de reportar una piel sensible que las personas en otros países.3 En resumen, es difícil decir si ser asiático realmente te hace más propenso a tener una piel sensible.
  • Clima frío o húmedo: Estos son los dos principales factores ambientales que desencadenan los síntomas de la piel sensible porque tienden a secar la superficie de la piel.
  • Alergias de la piel: Los científicos encuentran que las personas que sufren de piel sensible son las mismas personas que tienden a tener alergias en la piel como la dermatitis atópica (eczema). De hecho, las personas con piel sensible tienen hasta cinco veces más probabilidades de sufrir alergias cutáneas en comparación con las personas que no tienen piel sensible.1,5-7

¿En qué parte del cuerpo aparece la piel sensible?

Las personas informan con mayor frecuencia que tienen piel sensible en las siguientes áreas del cuerpo, en orden de más común a menos común:

  1. Cara
  2. Manos
  3. Cuero cabelludo
  4. Pies
  5. Cuello
  6. Torso
  7. atrás9
Ubicación de la piel sensible

La piel sensible del rostro, especialmente en el centro del rostro, es la más común. En un gran estudio de 1039 hombres y mujeres, el 77,3 % informó piel sensible en la cara, en comparación con el 60,7 % en otras áreas del cuerpo. Puede haber varias razones por las que la piel del rostro es particularmente sensible:

  • La cara es donde la gente normalmente se aplica los cosméticos.
  • La barrera de la piel es más delgada en la cara que en otras partes del cuerpo.
  • La cara posee más terminaciones nerviosas que la mayoría de las otras áreas del cuerpo.1,5

La línea de fondo

La piel sensible es una condición difícil de diagnosticar y tratar. Los síntomas de la piel sensible incluyen picazón, ardor, escozor, tirantez y enrojecimiento en respuesta a productos/cosméticos para el cuidado de la piel, condiciones ambientales o incluso estrés. Si cree que su piel es sensible, consulte a un dermatólogo para descartar afecciones subyacentes como rosácea o dermatitis atópica (eccema). Luego, use prueba y error para descubrir qué productos o ingredientes desencadenan su sensibilidad y asegúrese de evitarlos en el futuro. Tampoco está de más usar productos etiquetados como «para pieles sensibles» y humectar diariamente. Referencias

  1. Farage, MA & Maibach, HI Piel sensible: Acercándose a una causa fisiológica. Dermatitis de contacto 62137 – 149 (2010). https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/20565500
  2. Misery, L., Ständer, S., Szepietowski, JC, Reich, A. et al. Definición de piel sensible: un documento de posición de expertos del Grupo de Interés Especial sobre Piel Sensible del Foro Internacional para el Estudio de la Picazón. Acta Derm. Venereol. 974-6 (2017). https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/26939643
  3. Farage, MA La prevalencia de la piel sensible. Frente. Medicina. (Lausana) 698 (2019). https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/31157225
  4. Berardesca, E., Farage, M. & Maibach, H. Piel sensible: una visión general. En t. J. Cosmet. ciencia 352 – 8 (2013). https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/22928591
  5. Farage, MA ¿Cómo difieren las percepciones de la piel sensible en diferentes sitios anatómicos? Un estudio epidemiológico. clin. Exp. Dermatol. 34521 – 530 (2009). https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/19719761
  6. Jourdain, R., Lacharriere, O. de, Bastien, P. & Maibach, HI Variaciones étnicas en la piel sensible autopercibida: estudio epidemiológico. Dermatitis de contacto 46162 – 169 (2002). https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/12000326
  7. Robinson, MK Diferencias de población en las respuestas de irritación aguda de la piel. Comparaciones de raza, sexo, edad, piel sensible y sujetos repetidos. Dermatitis de contacto 4686 – 93 (2002). https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/11918601
  8. Farage, MA Vínculos inmunológicos y familiares autoinformados en personas que perciben que tienen la piel sensible. Hermano J. Dermatol. 159237 – 238 (2008). https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/18476961
  9. Saint Martory, C. et al. La piel sensible no se limita al rostro. Hermano J. Dermatol. 158130 – 133 (2008).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *