¿Por qué la gente tiene acné principalmente en la cara y la parte superior del cuerpo?

¿Por qué la gente tiene acné principalmente en la cara y la parte superior del cuerpo?

Porque los poros en estas áreas producen más grasa para la piel

La información esencial

Aunque las lesiones de acné pueden aparecer en cualquier parte del cuerpo excepto en las palmas de las manos y las plantas de los pies, ocurren con mayor frecuencia en la cara y la parte superior del cuerpo. Lo más probable es que esto se deba a los siguientes factores:

Más aceite de piel: La piel de la cara y la parte superior del cuerpo contiene más glándulas sebáceas de la piel, y más grandes, en comparación con otras partes del cuerpo, y estas glándulas producen más sebo de la piel que en cualquier otra parte del cuerpo. Más aceite para la piel normalmente conduce a más acné.

Niveles más altos de hormonas masculinas: Muchas personas no se dan cuenta de que la piel contiene hormonas. Mayores cantidades de andrógenos (hormonas masculinas que están presentes tanto en hombres como en mujeres) en la piel de las áreas propensas al acné, como la cara y la parte superior del cuerpo, pueden contribuir aún más al desarrollo del acné en estas áreas.

Más bacterias del acné: Las bacterias del acné viven y se multiplican en el aceite de la piel. Dado que la cara y la parte superior del cuerpo tienen más glándulas sebáceas de la piel, y más grandes, más bacterias pueden desarrollarse en estas áreas.

Sobreacumulación de células de la piel: Cuando las células de la piel se acumulan, pueden bloquear un poro y comenzar el proceso de formación de una lesión de acné. Por razones desconocidas, esto sucede con mayor frecuencia en la cara y la parte superior del cuerpo.

Más inflamación: El acné es una enfermedad inflamatoria y la piel de la cara y el cuerpo puede ser más susceptible a la inflamación.

Menor acidez de la piel: Las bacterias del acné prefieren un ambiente menos ácido y la piel de la cara es menos ácida en comparación con otras partes del cuerpo.

La ciencia

Algunas áreas de la piel son más propensas al acné que la piel del resto del cuerpo. Éstos incluyen:

  • Cara
  • Atrás del cuello
  • Superior de la espalda
  • Cofre
  • Hombros/brazos superiores1-16
Cuadrado de piel que muestra la estructura de la piel

Para entender por qué ciertas áreas de la piel son propensas a desarrollar acné, comencemos con una revisión rápida de la estructura de la piel. La piel que cubre el cuerpo humano está formada por tres capas.

  1. La capa exterior se llama epidermis
  2. La capa intermedia se llama dermis
  3. La capa más profunda se llama hipodermis15,16

Ahora veamos más profundamente las razones biológicas por las que algunas áreas de la piel son más propensas que otras.

Más y más grandes glándulas sebáceas (glándulas sebáceas de la piel)

Glándula sebácea (aceite de la piel)

La capa intermedia de la piel, la dermis, contiene glándulas productoras de aceite de la piel llamadas glándulas sebáceas. Estas glándulas producen sebo (aceite de la piel), que realiza múltiples funciones para la piel.2

Las investigaciones muestran que la mayoría de las personas con acné tienen glándulas sebáceas más grandes en la piel de la cara que las personas sin acné.3 Y dado que las glándulas sebáceas son más grandes, esto significa que producen más sebo.

Los científicos no entienden completamente el papel del sebo en la formación del acné, pero plantean la hipótesis de que el sebo producido por las glándulas sebáceas aumenta la inflamación alrededor de los poros, lo que provoca que los poros se obstruyan y se produzcan lesiones de acné.4

Las glándulas sebáceas existen en todas las áreas del cuerpo, excepto en las palmas de las manos y las plantas de los pies, y se encuentran en concentraciones más altas en la cara, la frente y el cuero cabelludo. El área con mayor concentración es la zona T, que incluye la frente, el puente de la nariz y el pliegue entre la nariz y los labios. La zona T tiene de 400 a 900 glándulas por centímetro cuadrado.1-3

Las glándulas sebáceas también son numerosas en la parte posterior del cuello, la parte superior de la espalda, el pecho y los hombros, que son áreas donde comúnmente se forma el acné corporal.

Además de las glándulas sebáceas agrandadas en las áreas de la piel propensas al acné, es posible que la composición del sebo producido por la piel afectada por el acné sea diferente de la que produce la piel no afectada por el acné. Un estudio encontró que la piel con acné produce sebo que contiene una mayor cantidad de ciertas grasas y aceites en comparación con la piel sin acné.5 Ampliar para leer detalles del estudio

Revista de Dermatología Investigativa

Un estudio de 1970 publicado en el Revista de Dermatología Investigativa examinó 65 muestras de sebo de la cara, el cuello, el pecho y la espalda de hombres y mujeres con acné. Los autores confirmaron una diferencia en la composición, demostrando que el sebo de la piel con acné tiene más sustancias llamadas ácidos grasos libres y triglicéridos.5

Niveles más altos de hormonas masculinas

Andrógenos

Las hormonas circulan por nuestras venas en nuestra sangre y también residen en nuestra piel.

Sabemos que tanto hombres como mujeres con acné tienden a tener niveles más altos de andrógenos (hormona masculina) en la sangre,6,7 pero eso no explica por qué el acné ocurre con mayor frecuencia en la cara y la parte superior del cuerpo. La explicación comienza a aclararse cuando observamos los niveles hormonales dentro de la piel. Resulta que las áreas de la piel propensas al acné también tienden a contener mayores cantidades de andrógenos.

¿Cómo entran los andrógenos en la piel? La piel tiene enzimas que convierten los andrógenos en la sangre en formas de la hormona que están activas en la piel. Un ejemplo de una de estas hormonas es la dihidrotestosterona (DHT). DHT se une a los receptores en las glándulas sebáceas, lo que hace que se agranden y aumenten la producción de sebo.8-11 El aumento de la producción de sebo se asocia entonces con el acné. Un estudio de 1971 describe este proceso.10 Ampliar para leer detalles del estudio

Revista de Dermatología Investigativa

En un estudio de 1971 publicado en el Revista de Dermatología Investigativa, los investigadores examinaron muestras de piel de 32 personas. Se tomaron muestras de individuos con y sin acné y de piel afectada y no afectada. Los resultados mostraron que la piel con acné produce de 2 a 20 veces más DHT que la piel normal. El estudio también mostró que la velocidad a la que la piel creaba DHT a partir del andrógeno, la testosterona, en el torrente sanguíneo difería según la ubicación de la piel. La cara y la parte superior de la espalda, lugares comunes para el acné, convirtieron la testosterona en DHT a tasas más altas que la piel en otras partes del cuerpo. Estos resultados sugieren que la piel exhibe características propensas al acné debido a la velocidad a la que procesa los andrógenos en el torrente sanguíneo.10

Más bacterias del acné

Áreas de la piel propensas al acné

La piel normal contiene una variedad de microorganismos, como bacterias. Como hemos aprendido, las áreas de la piel propensas al acné, como la cara, el cuello y la parte superior de la espalda, tienen una alta densidad de glándulas sebáceas y producen más sebo. Por esta razón, estas áreas tienden a albergar organismos que pueden alimentarse de sebo. Un ejemplo de tal organismo es C. acnes, la bacteria conocida por contribuir al enrojecimiento y el dolor del acné. En realidad, C. acnes es la bacteria dominante en las áreas de la piel propensas al acné donde hay una alta densidad de glándulas sebáceas.12

Sobreacumulación de células de la piel

Recambio de células de queratinocitos

Cuando las células de la piel se acumulan y no se desprenden de la piel como deberían, pueden obstruir el poro y contribuir a la formación de acné. Por razones desconocidas, esto sucede con mayor frecuencia en los poros de la cara y la parte superior del cuerpo.

El estrato córneo es la capa más externa de la piel, la capa superior de la epidermis. El propósito del estrato córneo es formar una barrera para proteger el tejido subyacente de infecciones, deshidratación, productos químicos y abrasión. Está hecho de células muertas de la piel llamadas corneocitos, que comienzan como células vivas llamadas queratinocitos que se forman en la base de la piel. Estos queratinocitos se mueven lentamente hacia la superficie y mueren, convirtiéndose en corneocitos y eventualmente se desprenden en un proceso llamado descamación.

En la piel normal, los queratinocitos tardan alrededor de 2 semanas en formarse, subir al estrato córneo y desprenderse de la piel. Sin embargo, las células de la piel se producen en exceso en las áreas de la piel propensas al acné, y estas células pueden tardar el doble en llegar a la superficie y desprenderse. Esta desaceleración puede obstruir los poros y provocar la formación de acné.13

Además, la investigación sugiere que las personas con acné tienden a tener una barrera cutánea debilitada. El estrato córneo, que forma la barrera de la piel, es más delgado en la cara en comparación con otras partes del cuerpo. En otras palabras, la cara puede ser el “eslabón débil” en términos de barrera cutánea, lo que puede explicar por qué a menudo es la primera área en desarrollar acné.17

Más inflamación

Interleucina-1 (IL-1) en la piel

Los científicos creen que el acné es, en esencia, una enfermedad inflamatoria. La investigación muestra que la inflamación asociada con una sustancia inmune llamada interleucina-1 (IL-1) puede ser fundamental para el desarrollo de acné.

Un estudio reciente encontró que las áreas de la piel propensas al acné, como la cara y la parte superior del cuerpo, pueden ser más sensibles a la interleucina-1 que otras áreas de la piel y, por lo tanto, es más probable que desarrollen inflamación y acné.14 Ampliar para leer detalles del estudio

El Diario de Dermatología Clínica y Estética

En un estudio de 2013 publicado en El Diario de Dermatología Clínica y Estéticalos investigadores observaron la cantidad de receptores de interleucina-1 en la piel en diferentes partes del cuerpo. Los resultados mostraron que la epidermis de la cara y la parte superior de los brazos tenían niveles elevados de receptores de interleucina-1. Esto puede ayudar a explicar por qué estas áreas de la piel propensas al acné pueden inflamarse más fácilmente y es más probable que desarrollen acné.14

pH más alto de la piel

El pH de la piel se refiere a su acidez y se mide en una escala de 0 a 14. El pH de la piel es importante porque bacterias como C. acnes prefieren un pH más alto (menos ácido, más alcalino).18 Resulta que el pH de la piel de la cara es más alto en comparación con la piel del pecho y la espalda, lo que hace que la cara sea un ambiente más amigable para las bacterias del acné.19 Esta puede ser otra razón por la cual es más probable que el acné se desarrolle en la cara antes que en otras partes del cuerpo.

Curiosamente, un estudio encontró que las personas con acné tendían a tener un pH más alto en general en comparación con las personas sin acné.20 Referencias

  1. Ebling, FJ Las glándulas sebáceas. J. Soc. químico cosmético. dieciséis405-411 (1965). http://journal.scconline.org/abstracts/cc1965/cc016n07/p00405-p00411.html
  2. Makrantonaki, E., Ganceviciene, R. & Zouboulis, C. Una actualización sobre el papel de la glándula sebácea en la patogenia del acné. Dermatoendocrinol. 341 – 49 (2011). https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3051853/
  3. Thiboutot, D. & Del Rosso, JQ El acné vulgar y la barrera epidérmica: ¿El acné vulgar está asociado con anomalías epidérmicas inherentes que causan el deterioro de las funciones de barrera? ¿Alguna terapia tópica para el acné altera la integridad estructural y/o funcional de la barrera epidérmica? J. Clin. esteta Dermatol. 618 – 24 (2013). https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/23441236
  4. Kellum, RE & Strangfeld, K. Acné vulgaris. Estudios en patogenia: ácidos grasos de triglicéridos superficiales humanos de pacientes con y sin acné. J. invertir. Dermatol. 58315 – 318 (1972). https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0022202X15481412
  5. Nicolaides, N., Ansari, MN, Fu, HC y Lindsay, DG Composición lipídica de los comedones en comparación con la superficie de la piel humana en pacientes con acné. J. invertir. Dermatol. 54487 – 495 (1970). https://core.ac.uk/download/pdf/82778461.pdf
  6. Shaw, JC Acné: efecto de las hormonas en la patogénesis y el manejo. Soy. J. Clin. Dermatol. 3571 – 578 (2002). https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/12358558
  7. Galobardes, B., Davey Smith, G., Jeffreys, M., Kinra, S. & McCarron, P. Acné en la adolescencia y mortalidad por causas específicas: menor enfermedad coronaria pero mayor mortalidad por cáncer de próstata: estudio de cohorte de ex alumnos de Glasgow. Soy. J. Epidemiol. 1611094 – 1101 (2005). https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/15937017
  8. Ebede, TL, Arch, EL & Berson, D. Tratamiento hormonal del acné en mujeres. J. Clin. esteta Dermatol. 216 – 22 (2009). https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/20725580
  9. Knutson, DD Observaciones ultraestructurales en el acné vulgar: el folículo sebáceo normal y las lesiones del acné. J. invertir. Dermatol. 62288 – 307 (1974). https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/4361988
  10. Sansone, G. & Reisner, RM Tasas diferenciales de conversión de testosterona a dihidrotestosterona en el acné y en la piel humana normal: un posible factor patógeno en el acné. J. invertir. Dermatol. 56366 – 372 (1971). https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/4253995
  11. Blauer, M. et al. Ubicación del receptor de andrógenos en la piel humana. J. invertir. Dermatol. 97264 – 268 (1991). https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0022202X9190102V
  12. Grice, EA & Segre, JA El microbioma de la piel. Nat. Rev. Microbiol. 9244 – 253 (2011). https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/21407241
  13. Tagami, H. Diferencias relacionadas con la ubicación en la estructura y función del estrato córneo con especial énfasis en las de la piel facial. En t. J. Cosmet. ciencia 30413 – 434 (2008). https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/19099543
  14. Tanghetti, EA El papel de la inflamación en la patología del acné. J. Clin. esteta Dermatol. 627 – 35 (2013). https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3780801/
  15. Arda, O., Goksugur, N. & Tuzun, Y. Estructura histológica básica y funciones de la piel del rostro. clin. Dermatol. 323 – 13 (2014). https://www.researchgate.net/publication/259244780_Basic_histological_structure_and_functions_of_facial_skin
  16. Amirlak, B. Anatomía de la piel. https://emedicine.medscape.com/article/1294744-overview
  17. Tagami, H. Diferencias relacionadas con la ubicación en la estructura y función del estrato córneo con especial énfasis en las de la piel facial. En t. J. Cosmet. ciencia 30413‐434 (2008). https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/19099543/
  18. Kuo, SH, Shen, CJ, Shen, CF y Cheng, CM Papel del valor de pH en el diagnóstico clínicamente relevante. Diagnósticos (Basilea). 10107 (2020). https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC7167948/
  19. Kim, SA, Kim, BR, Chun, MY y Youn, SW Relación entre el pH en el tronco y la cara: el pH troncal se puede predecir fácilmente a partir del pH facial. Ana. Dermatol. 28216‐221 (2016). https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/27081270/
  20. Prakash, C., Bhargava, P., Tiwari, S., Majumdar, B. y Bhargava, RK pH de la superficie de la piel en el acné vulgar: conocimientos de un estudio observacional y revisión de la literatura. J. Clin. esteta Dermatol. 1033-39 (2017). https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/29104722/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *